Pensamiento crítico ¡Hay que espabilarse!

Ojo abierto

“¡Ya no me cogen de pen… ¡Necesitamos una nueva manera de hacer política!”

Por: Angel Villarini Jusino

Esta semana continué el diálogo sobre política que inicié con don Carlos hace unas semanas.

Carlos: Don Eduardo, no me olvidé de usted; aquí estoy de nuevo para seguir conversando.
Don Eduardo: Me alegra que hayas venido. Yo me quedé pensando, luego de tu visita, no solo en el tema, sino en qué bueno que haya jóvenes, como tú, con ese sentido de responsabilidad por mejorar el país.
Carlos: En la conversación pasada estuvimos de acuerdo en que para el pueblo confiar en la política y los políticos no hace falta otro partido político más sino, como usted dijo, “habría que reinventar la política que se hace en Puerto Rico”.
Don Eduardo: Eso es correcto. Pero, déjame explicarte algo. Mi papá, que en paz descanse, fue fundador del PPD y yo fui popular toda mi vida. Pero en las elecciones del 2016 voté por el PNP, porque me pareció bueno el “Plan para Puerto Rico” que propuso Ricky Rosselló. El PPD hizo muchas cosas buenas por Puerto Rico y, en sus inicios, reunió el mejor talento puertorriqueño y desarrolló una agenda de justicia social y prometía acabar con la situación colonial. Al PNP no lo conozco igual de bien, pero sé que don Luis Ferré se peleó con los viejos republicanos y quería igualmente mayor justicia social y acabar con la colonia. Él defendía una estadidad “jíbara” y “para los pobres”. Compara los inicios de esos
partidos con lo que son ahora y podrás entender por qué hay tantos miles que no queremos saber de ellos.
Carlos: Tiene usted razón. Esos partidos comenzaron con unas ideas y prácticas nobles de “servir al pueblo”, pero degeneraron, ahogados en la corrupción y las luchas internas de poder.
Don Eduardo: Entonces, ¿cómo puedes asegurar que con tu partido MVC no pasará lo mismo?
Carlos: Para evitar que eso ocurra, hay que entender cómo están estructurados y funcionan los partidos tradicionales. Aunque Puerto Rico tiene limitado su derecho a la soberanía, tenemos una constitución que nos permite cierto autogobierno para construir un mejor país. Pero, una y otra vez, no importa cuál de esos dos partidos gane, la ciudadanía es la que pierde; la derrotada. Nuestro Movimiento nació para cambiar eso; para asegurar la victoria ciudadana.
Don Eduardo: Yo digo “por sus obras los conoceréis”. ¿Cómo puedo estar seguro de que, en efecto, con ustedes será la victoria de la ciudadanía y no la de otro partido más?
Carlos: Fíjese, que nosotros no nos llamamos “partido” sino “movimiento”, para hacer claro que no queremos parecernos a los partidos políticos tradicionales. El pueblo puertorriqueño, el que salió en acto de rebelión a las calles en julio de 2019, demostró que, por encima de su diversidad y diferencias sociales e ideológicas, es una fuerza social capaz de unirse y hacer un ejercicio de poder político. 
Don Eduardo: Es cierto, yo que voté por Ricky en 2016, en 2019, salí a marchar para botarlo.
Carlos: Frente a la crisis política de los partidos tradicionales, emergen nuevas fuerzas sociales. Mucha de nuestra gente de más sabiduría, talento y compromiso social, marginada del poder gubernamental, participa en organizaciones de base relacionadas con diversos temas de justicia social y ambiental. Estas luchas, parcialmente exitosas, encuentran obstáculos y limitantes en la falta de verdadera participación y control sobre los partidos y el gobierno, que están dominados por políticos de oficio que buscan reducir la participación ciudadana al mínimo.
Don Eduardo: Eso son los que yo llamo los “politiqueros”.
Carlos: Para ampliar la participación y el control de la ciudadanía, nuestro Movimiento organiza su estructura y gobierno estableciendo un balance de cuatro poderes, que corresponden con cuatro fuerzas sociales. Primero, la Red de Saberes y Talentos, compuesta por personas de demostrada capacidad y liderato en diferentes áreas de gobierno. Esta Red, junto con la de Colectividades, fue la principal responsable de elaborar el programa de gobierno que propone el MVC. La Red de Colectividades reúne a personas que lideran o participan en sindicatos, colegiaciones, colectivos y movimientos sociales, ambientales, culturales, políticos y de otro tipo. De este modo el MVC se mantiene en contacto, recibiendo y sugiriendo ideas, apoyando la creación y luchas de todos esos grupos, y asegura que no solo se les escucha, sino que tienen poder dentro del movimiento para que en efecto se atiendan sus intereses.
Don Eduardo: Me parece buena idea para evitar el que tanta gente inepta y los grandes intereses que tenemos en los partidos y el gobierno los controlen y para dar apoyo a las organizaciones comunitarias, que son las que están más cerca de la ciudadanía y de sus problemas. ¿Y cuáles son los otros dos poderes o fuerzas que el MVC quiere organizar para asegurar que tengamos un gobierno que de verdad sirva al pueblo?
Carlos: Usted las conoce porque con la crisis que ocasionaron los huracanes y terremotos demostraron su fuerza y capacidad de servicio. Por un lado, las personas de liderato en el plano municipal son las que mejor entienden y pueden atender las necesidades de las comunidades. A personas como esas las estamos organizando en nuestra tercera Red, la Territorial de Distritos y Municipios. Por último, tenemos la Red de la Diáspora, a la cual buscamos integrar a los miles de puertorriqueños que han salido de Puerto Rico, pero que también están preocupados por la crisis que aquí se vive e interesados en participar en la política y gobierno del país. Ellas brindarán apoyo al trabajo local o al que se debe
hacer en los Estados Unidos para darnos buen gobierno, reconstruir el país y descolonizarlo.
Don Eduardo: Esa propuesta organizativa suena excelente y ojalá se haga realidad. Habrá que probarla para ver si funciona. Yo estoy dispuesto a darles la oportunidad. Cuenta conmigo.

 
 

5 Comments on “Pensamiento crítico ¡Hay que espabilarse!”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.