Terapias Reparativas, de Conversión o Reorientación Sexual y el daño irreparable a menores de edad.

Por: Dra. Miosotis Bonilla González, Psy. D. ,MSW.

¿Qué es Terapia?

La terapia es una rama de la medicina, cuya finalidad es el tratamiento de diversas enfermedades, por medio de distintos recursos o métodos con la finalidad de erradicar la enfermedad, o aliviar los síntomas, si no es posible hallar una cura (ej; farmacoterapia, mediante la administración de fármacos; quimioterapia con sustancias químicas; psicoterapia mediante métodos psicológicos).
La terapia se usa cuando hay una ENFERMEDAD. La Homosexualidad no es una enfermedad. NO ESTÁ en el código de facturación médica CIE, ni está en los códigos del Manual de Diagnóstico Psiquiátrico, por lo tanto no hay razón para usarse la terapia en estos casos.

Terapias de conversión

Entre los años 40 a los 70, empezaron a realizarse investigaciones de corte científico que mostraban evidencia contundente de que las personas homosexuales y lesbianas no son psicológicamente diferentes a las heterosexuales. La falta de investigaciones objetivas que apoyaran la permanencia de la homosexualidad como patología, así como la evidencia encontrada a través de investigaciones como las dirigidas por Kinsey y Hooker, entre otras llevó a que en el año 1973 la Asociación Psiquiátrica Americana eliminara la homosexualidad como categoría clínica. El 17 de mayo de 1990, la OMS retiró también a la homosexualidad del CIE-10, manteniéndose misma postura en la CIE-11. La Organización de las Naciones Unidas (ONU), se han pronunciado claramente respecto a la falta de sustento científico y ético de este tipo de prácticas. Las Terapias de conversión, carecen de toda deontología médica.

La homosexualidad y el lesbianismo están basados mayormente en razones de carácter moral, religioso y/o político y no en razones de orden médico o clínico. La homosexualidad, al no ser una enfermedad, no se puede curar, cambiar ni corregir. Aquella persona que ofrezca este tipo de servicios a cambio de un pago o contraprestación, ya sea en forma de “terapia” psicológica, psiquiátrica o coaching, así como de retiro espiritual o actividad religiosa, refleja su desconocimiento científico, demuestra su incompetencia profesional y ejerce un fraude comercial; además de violar rotundamente los derechos fundamentales de toda persona. No se diferencia de un rito de vudú o de cualquier práctica de una secta. Son todo menos terapia.
Haldeman, en su trabajo clínico se ha encontrado con clientes que han recibido terapias que han incluido descargas eléctricas y drogas que inducen al vómito durante la exposición a material homoerótico. Esto ha aumentado los sentimientos de culpabilidad y ha limitado la expresión libre de la sexualidad, ya que reprime el funcionamiento llevándolos a ser asexuales, más que heterosexuales. En el caso de las personas que se someten a programas que se enfocan más en aspectos religiosos, las consecuencias están más ligadas a los sentimientos de culpa y a la depresión por no lograr cambiar la orientación sexual.

Técnicas utilizadas

Podemos comparar las técnicas usadas con Penas Infamantes. Básicamente las mismas consisten en descrédito, deshonra, humillación, maldad y vileza. Algunas de las técnicas utilizadas son:

  • Técnicas de persuasión basada en la aprobación social- Se le expone varios escenarios donde la sociedad rechaza y repudia a los homosexuales. La idea es que entienda que debe cambiar para lograr la aprobación social y que de no hacerlo sería rechazado fuertemente por la misma.
  • Humillaciones verbales: Palabras como “maricón”, “enfermo”, “anormal”, “sucio”, “pecador”, etc. son usadas de manera regular. La idea es que se sienta tan incomodo/a que cambiando su orientación sexual, será la forma de no volverlas a escuchar.
  • Medicamentos: incluyen el uso de medicamentos en forma de píldoras, cápsulas e inyecciones. Varios testimonios de personas que fueron internadas en este tipo de prácticas, reportan haber sido medicadas sin su consentimiento y sin explicar los riesgos o efectos secundarios.
  • Violaciones sexuales o violaciones correctivas: los padres, generalmente, los hombres, al sospechar que su hijo es homosexual, lo llevan a tener relaciones sexuales con alguna trabajadora sexual para probar su “hombría”. Asimismo, en el caso de las mujeres, se les obliga a estar con hombres que las violan para “corregir” o “curar” su lesbianismo, de ahí se deriva el término “violaciones correctivas”.
  • Terapias de Aversión: Estos métodos usan un estímulo externo, ya sean sonidos, imágenes o películas, para luego generar rechazo físico mediante medicamentos que provocan asco o nauseas, así como mediante electroshocks.
  • Terapias Electroconvulsivas: Descargas eléctricas de 5 segundos y una crisis convulsiva controlada que dura entre 25 y 60 segundos.
  • Exorcismo: Expulsión del «demonio». Son ritos religiosos donde se usan frases como: «fuera espíritu inmundo de la homosexualidad», «fuera demonio», «espíritu homosexual te llamamos para que abandones su cuerpo ahora mismo». «Libéralo Lucifer»…
    Las terapias de conversión en menores de edad generan neurosis experimentales, o sea, crean enfermedades donde no las había. Es preocupante el daño que pueda generar y que se trasgreda sus derechos, sobre todo cuando se toca aspectos que vulneren su integridad, dignidad y su autoestima. Una terapia de conversión comienza con que hay algo dañado o mal en la persona que hay que «reparar» o «cambiar». Desde ahí se crea una falsa creencia de que la persona está dañada o no sirve. Los menores son vulnerables, es fácil crear sugestión en ellos y generar daño emocional y existencial. Las preguntas que puedan hacer personas bajo el concepto de «terapia de conversión», puede crear sugestión en diversidad de temas que provoquen las mismas. La finalidad con estas llamadas terapias, es buscar qué «trauma» tuvo en la niñez para que sean homosexuales. Pues parten de la premisa que deben tener algún trauma. El peligro con esto sucede cuando asumiendo que ha ocurrido un evento traumático, comienzan con preguntas sobre abusos sexuales o maltratos físicos. Estas preguntas en una mente vulnerable creará confusión y sugestión.
    Expongo aquí algunos casos, aunque son relacionados a abuso sexual, son un ejemplo de cuando se trabaja sobre algo que genera neurosis experimental, situaciones sugestivas y Falsas Memorias.
  • En el conocido caso Mc Martin, el jurado no tenía conocimiento de las técnicas utilizadas en la entrevista del profesional que evalúo, hasta que tuvieron accesos a ellas y se evidenció el uso de técnicas sugestivas e indicativas. Uno de los casos más conocidos de falsas memorias de agresiones sexuales a menores, que tuvo lugar en EU, en 1983. Se vieron implicados alrededor de 400 niños/as pre-escolares como falsas víctimas. Como falsos agresores/as, empleados/as de la guardería y el hijo de los propietarios de 25 años, que fue el principal imputado y pasó 5 años en prisión a la espera del juicio que le declaró inocente.
  • El caso de New Hampshire, Hungerford v. Jones 722 A. 2d 478 (1998), donde el uso de una de las técnicas utilizadas de la Terapia EMDR provocó a una menor de 5 años creer que había sido abusada sexualmente por su padre, cuando no fue así.
  • Caso Holly Ramona e Isabelle psicóloga. En 1990, en el condado de Napa, California EU, una joven de 19 años llamada Holly Ramona demandó a su padre Gary Ramona por medio millón de dólares porque, supuestamente, él la había violado cuando ella tenía entre 5-8 años. Después de 4 años de alegatos judiciales en los que Gary perdió su familia y su empleo, él pudo aportar evidencia al tribunal de que la psicoterapeuta había sugestionado a Holly e implantado recuerdos falsos en su memoria.

One Comment on “Terapias Reparativas, de Conversión o Reorientación Sexual y el daño irreparable a menores de edad.”

  1. Información pertinente para programas educativos en proyectos comunitarios. Debió una sección final de Conclusiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.