Reflexiones de la red de salud sobre el SARS-CoV-2

Desde la RSyT-Salud

 

  1. Enfrentamos a nivel mundial y en Puerto Rico una pandemia causada por el virus SARS-CoV-2 que provoca una enfermedad respiratoria llamada enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19). El SARS-CoV-2 es un virus de la gran familia de los coronavirus.  Los coronavirus infectan a seres humanos y algunos animales. La infección del SARS-CoV-2 se propaga por vía respiratoria y por contacto con secreciones de personas infectadas al toser, estornudar o hablar.  Aunque menos frecuente, el virus del SARS-CoV-2 también se transmite al tocar una superficie con el virus y luego llevarse las manos a la boca, la nariz o los ojos. 
  2. La evidencia basada en ciencia ha demostrado que la vacunación de mRNA óptima (2 dosis más refuerzo) ha sido efectiva en reducir la morbilidad (enfermedad moderada y severa) y mortalidad (muerte) del virus SARS-CoV-2, por tanto, reduce las hospitalizaciones y complicaciones de la enfermedad. Al presente la investigación clínica ha demostrado que los beneficios de la vacuna son significativamente mayores que los riesgos. 

Enfrentamos a nivel mundial y en Puerto Rico una pandemia causada por el virus SARS-CoV-2 que provoca una enfermedad respiratoria llamada enfermedad por coronavirus de 2019 (COVID-19). El SARS-CoV-2 es un virus de la gran familia de los coronavirus.  Los coronavirus infectan a seres humanos y algunos animales. La infección del SARS-CoV-2 se propaga por vía respiratoria y por contacto con secreciones de personas infectadas al toser, estornudar o hablar.  Aunque menos frecuente, el virus del SARS-CoV-2 también se transmite al tocar una superficie con el virus y luego llevarse las manos a la boca, la nariz o los ojos. 

La evidencia basada en ciencia ha demostrado que la vacunación de mRNA óptima (2 dosis más refuerzo) ha sido efectiva en reducir la morbilidad (enfermedad moderada y severa) y mortalidad (muerte) del virus SARS-CoV-2, por tanto, reduce las hospitalizaciones y complicaciones de la enfermedad. Al presente la investigación clínica ha demostrado que los beneficios de la vacuna son significativamente mayores que los riesgos. 

Según un estudio de análisis de riesgo relativo de casos por estado de vacunación en Puerto Rico realizado por el Dr. Heriberto Marín Centeno la población de los no vacunados ha tenido en promedio un riesgo de casos, hospitalizaciones y muertes significativamente mayores que los vacunados con refuerzo, vacunados parciales y vacunados sin refuerzo. En específico, los no vacunados han tenido un riesgo 1.65 veces mayor de casos, 4.16 veces mayor de hospitalizaciones, y 6.44 veces mayor de muertes que los vacunados con refuerzo. 

La población de los no vacunados ha tenido en promedio un riesgo de casos, hospitalizaciones y muertes significativamente mayores que los vacunados con refuerzo, vacunados parciales y vacunados sin refuerzo. En específico, los no vacunados han tenido un riesgo 1.65 veces mayor de casos, 4.16 veces mayor de hospitalizaciones, y 6.44 veces mayor de muertes que los vacunados con refuerzo. 

Por otra parte, al presente no se ha evidenciado que la vacunación cause efectos secundarios que impliquen graves consecuencias (los reportes hechos al portal VAERS deben ser analizados con precaución). Se requiere análisis e investigación clínica adicional para determinar su efectividad en distintos grupos como en la niñez de 5 a 11 años y embarazadas. 

En la siguiente imagen se presenta la tasa de mortalidad de COVID-19 por estatus de vacunación según el Departamento de Salud al 30 de marzo de 2022 (obtenido en: https://www.salud.gov.pr/estadisticas_v2). 

Graphical user interface, text, application Description automatically generatedEn la siguiente figura se observa la tasa de mortalidad por estatus de vacunación en los  Estados Unidos (septiembre 2021 a enero 2022):

Chart, line chart Description automatically generated

  1. El consentimiento informado es esencial para el proceso de vacunación y otras intervenciones de salud y debe garantizarse y ser respetado. Esto incluye proporcionar información clara, precisa y confiable sobre los beneficios, riesgos, limitaciones y posibles complicaciones del proceso de vacunación y que la persona entienda a cabalidad el contenido del documento que está firmando. Se debe garantizar y enfatizar la accesibilidad, transparencia y confiabilidad de los datos relacionados al virus SARS-CoV-2 para fomentar la confianza y seguridad de la población en la toma de decisiones relacionadas a su salud y medidas de protección individual y familiar.
  1. El respeto a la autodeterminación en salud de las personas para no vacunarse debe estar protegida. Las medidas discriminatorias y la violación de derechos fundamentales de los individuos a la educación,  al trabajo digno, a la recreación y movilidad deben ser respetados en nuestra sociedad. 
  1. Las poblaciones más vulnerables (personas con comorbilidades o condiciones médicas preexistentes) están en mayor riesgo de desarrollar sintomatología severa, hospitalización y complicaciones provocadas por la infección del virus SARS-CoV-2. Existe incertidumbre en cuanto a las mutaciones continuas del virus y si éstas pueden producir cepas más virulentas y con mayor incidencia de transmisión. 
  1. Las medidas de control de la transmisión del SARS-CoV-2 incluyen el uso de mascarillas (especialmente en sitios cerrados), medidas de higiene como el lavado de manos, distanciamiento físico, desinfección de superficies de contacto. Debemos también promover estrategias para mantener un sistema inmunológico fortalecido a través de buena nutrición (consumo de agua, frutas, vegetales, legumbres, granos), ejercicio y estilos de vida saludable que se han demostrado como factores protectores en prevenir la severidad de la infección con el virus SARS-CoV-2. 
  1. La sintomatología (fiebre, tos seca, dolor de cabeza, debilidad, dolor en articulaciones y otros) en unión a pruebas de laboratorio como PCR y prueba de antígeno son utilizadas para diagnóstico de la condición, quiere decir la presencia del virus SARS-CoV-2.  El riesgo de tener síntomas peligrosos de COVID-19 puede ser más alto en personas mayores, en personas con problemas de salud severos, independientemente de su edad y en personas con un sistema inmunológico comprometido. En la siguiente figura se muestra la distribución de pacientes con y sin comorbilidad entre todos los pacientes diagnosticados con COVID-19 (izquierda) y todos los pacientes fallecidos con COVID-19 (derecha), abril-agosto de 2020.
  1. Las medidas de salubridad, el énfasis en prevención y promoción de salud y una visión holística e integral del ser humano debe ser prioridad en el control de este y cualquier situación de salud en Puerto Rico.
  1. La evaluación, análisis continuo, el flujo efectivo de información certera y confiable es necesario para mantener la confianza de la población en su sistema de salud y el gobierno que lo administra.
  1. Los protocolos de control, manejo y prevención deben estar disponibles y accesibles para todos los sectores de la población. Los protocolos establecidos no deben privar a las personas de su derecho al trabajo y a la educación.
  1. La fragmentación y fragilidad de nuestro Sistema de Salud en gran parte por la privatización y el modelo de lucro ha sobrecargado el trabajo de los profesionales de la salud, poniendo en riesgo su integridad física y mental. Por tal razón, el MVC recomienda se estudien e implementen medidas que protejan a los profesionales de la salud a nivel económico, laboral y social.  Considerando la fragilidad del sistema de salud en Puerto Rico debemos hacer todo lo posible para evitar complicarle la situación laboral a los profesionales de la salud y los sistemas hospitalarios. Se ha evidenciado una tendencia de profesionales de salud que están abandonado la profesión y la preocupación de bajas sustanciales en tasa de profesionales a población ante la incertidumbre, riesgos y desgaste resultado de las demandas al servicio durante la pandemia.
  1. Debido al monopolio de la vacunación por las farmacéuticas privadas y el poco acceso a ellas por los países empobrecidos se prolonga la duración de la pandemia y la posibilidad de que surjan nuevas variantes del virus más o menos agresivas se hace más factible. Las secuelas a largo plazo del COVID-19 en personas con síntomas o asintomáticas han comenzado a evidenciarse a nivel mundial. El SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19 puede desencadenar varios síndromes post virales que ocurren después de una infección. Estos incluyen el síndrome de fatiga crónica, también llamado EM/SFC, y un trastorno de la circulación sanguínea llamado síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS). 
  1. Las consecuencias a nivel de salud (física y mental), económicas y sociales nos recuerdan que estamos ante un fenómeno de salud pública novedoso y en constante cambio e investigación. 
  1. La crisis económica y social provocada en parte por un modelo de salud enfocado en la enfermedad y el lucro han hecho aún más evidente la necesidad de una transformación en el paradigma del sistema de salud en Puerto Rico. Un paradigma de salud enfocado en los derechos humanos y el acceso a servicios de salud de calidad para todas las personas se hace cada día más urgente.  
  1. El Movimiento Victoria Ciudadana reconoce el derecho de todas las personas a tomar la decisión de someterse o no al proceso de vacunación. Sin embargo, el respeto a las decisiones individuales no elimina el respeto y responsabilidad de cada ciudadano al resto de la sociedad.  Estamos ante una condición de salud que, contrario a muchas otras afecciones, al contraerla arriesgamos nuestra salud y la de personas con quienes tengamos contacto. A mayor posibilidad de contagio, mayor la reproducción del virus y mayor las probabilidades de que surjan mutaciones que podrían ser más virulentas.  El virus puede transmitirse por personas infectadas sin síntomas. Las medidas de protección reducen el riesgo de contagio y protege a personas vulnerables de desarrollar una enfermedad severa con mayor probabilidad de muerte. De no controlarse la propagación se arriesga la capacidad del sistema médico hospitalario para proveer servicios suficientes y de calidad. Por todo lo expuesto, respetamos el derecho de cada individuo de preservar su salud y exhortamos a la responsabilidad social para proteger el derecho a la salud de los demás. 

Nota: Documento discutido en conversatorio el 5 de marzo de 2022 y revisado por miembros de la Red de Salud en reunión 26 de marzo de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.