Machargo ¿demasiada timidez o demasiada ineptitud?

Rafael L. Joglar || Profesor Universitario

Su renuncia no es suficiente. Eso no resuelve un problema tan serio y complejo. El problema de Machargo comienza con las personas e intereses que lo pusieron a dirigir el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA). Deberían estar presos. A Machargo le pagamos un sueldo para que dirigiera la protección de nuestra biodiversidad y nuestros recursos naturales, sin embargo, lejos de hacer eso, se convirtió en una marioneta de los grandes intereses que han llevado a Puerto Rico al abismo oscuro donde nos encontramos ahora. Las fuerzas oscuras que movían las cuerdas que dirigieron sus acciones absurdas son el bipartidismo, el cartel del petróleo, la mafia de la construcción /destrucción, la avaricia, la estupidez y la corrupción. Esos son sus dueños y señores; esos son sus amos y a ellos se debe sus lealtades y su alma. 

Le pagamos un sueldo para que protegiera a los manatíes y a los coquíes, a nuestros ríos y nuestras costas, entre otras joyas de la corona, sin embargo, hizo todo lo contrario. Lejos de hacer su trabajo, se convirtió en un depredador mutante de nuestros recursos naturales y nuestra biodiversidad. Descubrimos que, lejos de hacer su trabajo, no fue capaz ni siquiera de proteger la salud de sus empleados, que se veían  obligados a trabajar a diario en un edificio enfermo y en áreas abandonadas y carentes de recursos y herramientas esenciales. En este sentido, era igual al Rector de la UPR-Recinto de Rio Piedra (ahora Presidente de la UPR) que de igual forma maltrata al profesorado, al estudiantado y personal no docente.

Desde que comenzó la pandemia, en Puerto Rico han muerto 23 manatíes y no ha habido consecuencias para los que causan estas muertes. ¿Demasiada timidez o demasiada ineptitud?  El Sr. Machargo fue inaceptablemente “tímido” con las personas y negocios que manejan, venden o alquilan motoras acuáticas y otras embarcaciones que causan estas muertes. Además, si el desarrollo costero es una de las amenazas más serias para los manatíes, ¿Cómo es posible que el “super Secretario” fuera el primero en oponerse a la Moratoria a la construcción en las costas?

Sobre las tres especies de coquíes que han desaparecido y de las otras especies que podrían desaparecer, él no se enteró. Tampoco se enteró del problema tan serio que representan las especies invasoras en Puerto Rico. Ante sus ojos, algunos envenenaron un río y lo convirtieron en una piscina de espuma, sin que se tomara ninguna acción correctiva. La actitud de Machargo fue, “aquí no ha pasado nada”.

Le pagamos un sueldo para atender el mayor reto que confronta la humanidad: el cambio climático. Lejos de hacer eso, hizo lo contrario. No sólo se opuso a una moratoria a la construcción en las costas, sino que nunca se expresó en contra del uso del carbón, el petróleo y el gas natural. Fue, sin duda alguna, miembro importante del Cartel del Petróleo, ya sea por corrupción o por estupidez. Bueno en esto, no está solo; en esta distinción tan importante lo acompaña la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), LUMA y casi toda la clase política de nuestro país y del otro país del norte. 

Su desempeño en lo del Condominio Sol y Playa en Rincón fue vergonzoso. Entre otras cosas, cambió órdenes de protección y las alteró y modificó para satisfacer a sus amos y señores. La lista de sus escándalos es muy extensa y no se limita a los neumáticos y la deforestación masiva en bosques y parques nacionales usando dinero sucio de FEMA, sino que incluye también desmantelar el DRNA, la Junta de Calidad Ambiental (JCA), la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) y la Compañía de Parque Nacionales, entre muchas otras atrocidades y crímenes ambientales. En sus últimos días, la prensa hace público lo de Salinas, algo que ya algunos conocíamos desde años. No hay peor ciego, que el que no quiere ver.     

En vez de exigirle la renuncia, la clase política del país (esa Fauna Parasítica Venenosa) le tiró un toallazo y le dio luz verde para que siguiera con el plan maquiavélico, perfectamente estructurado para destruir la naturaleza, la biodiversidad, y a la vez privatizar las playas, los mangles y hasta reservas naturales (federales y estatales). Quedó muy claro. Un modelo donde un gobernador nombra a un secretario del DRNA y reina como causa principal de este nombramiento, la ignorancia, la estupidez, y la corrupción, no es un buen modelo. Machargo es un excelente ejemplo, pero desafortunadamente, no es el único. 

La renuncia de Machargo no es suficiente. Debería estar preso. Deberían estar presas también, las personas que lo nominaron y lo nombraron. Ellos son igualmente responsables de todos estos crímenes contra la naturaleza y la biodiversidad. 

__________

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.