La política sustentada en conocimiento y participación ciudadana: un acercamiento revolucionario impulsado por MVC

Por: Marcia Rivera Cada día se hace más evidente que para dinamizar el desarrollo económico y social de Puerto Rico, y dirigirlo a lograr una sociedad de bienestar distribuido, de justicia y de equidad, necesitaremos hacer un esfuerzo coherente y enorme.  Hoy quiero discutir y asociar dos cuestiones que considero muy importantes desde la perspectiva del MVC: i) cómo promover la generación y manejo de conocimiento para transformar el ejercicio del poder político, y ii) cómo lograr la más amplia participación posible de nuestros militantes en todas las esferas de trabajo de MVC.

Sólo con conocimiento bien fundamentado se podrá transformar el ejercicio del poder político, atrapado hoy en un berenjenal de prácticas funestas como el nepotismo, el amiguismo y el clientelismo. Todavía no salimos del asombro que nos generó la debacle y el fraude en las operaciones del sistema electoral.  Llevamos décadas con gobiernos navegando sin rumbo, sin estrategia; administrando para atender intereses personales y partidistas, así como presiones corporativistas o del poder colonial. Gobiernos de dos partidos que han buscado mantener en silencio, en la marginación y en la ignorancia a quienes les votan cada cuatro años. Hemos llegado a un umbral crítico y es imprescindible desplegar toda nuestra capacidad de análisis y conocimiento para generar y ofrecer al país soluciones claras, consistentes, bien fundamentadas y creíbles. En los próximos tres años tenemos que poner en marcha proyectos de demostración que nos permitan afirmar al MVC como la única opción con capacidad de gobernar corrigiendo desigualdades, erradicando la pobreza, afirmando derechos y tejiendo futuro.  Eso podemos hacerlo potenciando las cuatro redes que hemos creado y que muestran ya resultados muy importantes.

Valoramos el conocimiento como piedra angular de nuestro movimiento y del gobierno que queremos formar. Por ello, hacia adentro y hacia afuera, necesitamos generar una cultura proclive a la sistematización de información, al trabajo en equipos, a la investigación rigurosa, la evaluación permanente, al diálogo entre saberes, a la concertación cuando haya diferencias, a la generación de confianza y la construcción de consensos en cuestiones clave, manteniendo nuestra diversidad.   Estamos convencidos de que el conocimiento, que construye poder, no es patrimonio de una casta, sino que se construye en el diálogo con otros, si existen espacios reales para ello. Queremos un movimiento vigoroso que participe activamente en las luchas del país todos los días, no meramente que aparezca cuando hay elecciones.

Victoria Ciudadana nació para ser una fuerza política distinta, en muchas maneras. Distinta, en su visión de la relación que debe haber entre líderes y militantes, porque todas las personas, indistintamente de su condición social, su edad o su género, tienen talentos y capacidades imprescindibles para la construcción de nuestro movimiento-partido y para la puesta en marcha de la transformación que necesita Puerto Rico. Fundamos el MVC rechazando la visión vertical de la organización partidista tradicional, que a través de un sistema de cacicazgos regionales ha dominado la política puertorriqueña y que se sustenta en un divorcio de facto entre gobernantes y gobernados.  Esa visión, encarnada desde su fundación por el PPD, asumida en el ejercicio del poder por el PNP y practicada en la interna del PIP, ha relegado la participación a ser algo meramente discursivo o decorativo. 

Porque creemos en la participación plena de las personas en todos los asuntos que afectan su vida, propusimos que nuestra organización política fuera distinta a la de los tradicionales cacicazgos. Estudiamos con esmero el proceso de desafección partidista que se ha dado en Puerto Rico. Cada cuatro años, desde hace cinco décadas, el voto mixto o por candidaturas ha aumentado mientras se fue reduciendo progresivamente el llamado “corazón del rollo” en los tres partidos. ¿Por qué ha pasado eso? Hay muchas razones, pero nuestro análisis nos llevó a concluir que hoy la gente prefiere vincularse y trabajar con grupos y organizaciones que les son afines y que se dirigen a la solución de problemas reales cotidianos de Puerto Rico. Por ello han crecido mucho las asociaciones gremiales y profesionales, así como las organizaciones de base comunitarias, las religiosas, las ambientalistas, las de deportes, las feministas y muchas otras. Contrario a lo que sucede en los partidos políticos tradicionales, en ellas se dan relaciones más horizontales de intercambio, de participación y de aprendizajes recíprocos. Es lo que queremos que suceda en el MVC.

Porque queremos gestar un gobierno distinto, decidimos comenzar a practicarlo desde nuestro propio proceso organizativo, deliberativo y de toma de decisiones. “Democracia en el país y en nuestras casas”, acuñaron como lema las feministas chilenas hace muchos años. Nuestra gran casa es el MVC y necesitamos garantizar que la democracia plena exista y se practique en su interior, no como sucede en los otros partidos. 

En Juana Díaz, nuestra primera asamblea formal en 2019 dio un primer golpe al bipartidismo anquilosado optando por una organización política mucho más horizontal, que alienta y permite una participación activa de nuestros militantes en temas y asuntos cruciales del movimiento.   Decidimos organizarnos bajo una concepción de red de redes, con cuatro redes que cubren un espectro amplio y sustantivo para que se practique la participación. Las redes ya organizadas han llevado adelante un trabajo constante y alentador.  Por ejemplo, han analizado los problemas del país, diseñado propuestas de solución, así como borradores de posicionamiento sobre éstos que debe tomar el MVC; han organizado decenas de talleres y foros presenciales y virtuales sobre temas complejos para formar mejor a otras personas; capacitaron a nuestros candidatos y candidatas en todos los cargos públicos; ayudaron en la asignación de precintos a las candidaturas para asegurar un óptimo resultado electoral; generaron los insumos para el programa de gobierno de MVC; crearon importantes mecanismos y espacios de difusión de las actividades del movimiento; ayudaron en tareas electorales, como la inscripción, la búsqueda de candidatos y candidatas, los colegios, el escrutinio y otras.

El proceso de conjugar conocimiento con participación es la ruta a seguir y a reafirmar en nuestra próxima asamblea del MVC. Los problemas de Puerto Rico son sumamente complejos, pero tenemos capacidades instaladas para atenderlos y mecanismos de interacción que han funcionado bien, a pesar de la presión de tiempo y la escasez de recursos financieros que tuvimos en nuestro primer desafío electoral. La población nos observa con curiosidad y esperanza. Cambiar el curso de esta gran innovación con que nos comprometimos en Juana Díaz y Toa Baja para copiar las formas de organización partidista que han demostrado sistemáticamente su fracaso, sería un suicidio político.  Así lo veo; así lo digo.

2 Comments on “La política sustentada en conocimiento y participación ciudadana: un acercamiento revolucionario impulsado por MVC”

  1. Me parece puntual, brillante…parlamento necesario…Difícil momento en nuestra historia…pero esa voz que está en ese escrito, es fuerte, decidida, y plena de lucha. ADELANTE, querida Marcia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.