La Maestra de Guayanilla

Por José (Papo) Coss

Enid Martinez es maestra de español, con 21 años de experiencia en la Escuela Superior de Guayanilla y muy respetada por todos los sectores políticos de su pueblo. Además dirige una organización sin fines de lucro que ofrece a padres y madres herramientas y técnicas para proveerles a sus hijos e hijas apoyo en las tareas académicas, mediante talleres de alfabetización digital, manejo de conducta y crianza, entre otros temas.

Por primera vez, se activó en el MVC antes de las elecciones del 2020 y se hizo disponible como legisladora municipal para representar esa colectividad. Es una activista cristiana, luchadora por los derechos del magisterio y por mejorar las condiciones de vida de su empobrecido pueblo sureño. Es paciente de cáncer y desde hace más de 20 años está casada con un enfermero de la cárcel de Las Cucharas.

“Aquí el mayor problema es el desempleo y la emigración, que ha provocado una pobreza generalizada y en ascenso. Los jóvenes se van a buscar oportunidades y la población es mayormente de envejecientes. Además, la deserción escolar es abrumadora”, dice de arrancada en tono preocupante.

“Por eso, mis prioridades como asambleísta han estado dirigidas a fiscalizar la asignación de los fondos federales, la creación de empleos y mejorar la calidad de vida, a través de los servicios esenciales, como salud, educación y seguridad,” continua enfática.

Sobre su relación con los demás legisladores municipales nos sorprende: “Pues aquí todo el mundo me conoce y respeta. Hay apertura a discutir mis propuestas y se han aprobado varias resoluciones de mi autoría, sobre el plan de ajuste y el apoyo a los maestros. He fiscalizado con argumentos sólidos y han tenido su efecto a la hora de tomar decisiones, a pesar de una mayoría PNP-PPD.”

Sobre sus próximos pasos asegura que, “tengo que mejorar mi participación en las redes sociales, como han hecho otros compañeros del MVC en nuestra región sur, para atraer la juventud. La gente mayor por acá están atrincheradas en el bi-partidismo, aunque respetan nuestras posturas,” finalizó de manera entusiasta.

_____

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.