La Ideología de Género no existe

Por: Pastor, Julio Álvarez Rivera

Muchas teorías de conspiración se refutan solas. Lo vimos recientemente con el Q Anon, cuyos seguidores esperaron entusiasta y pacientemente por 4 años, que Trump desarticulara una red de satanistas pedófilos vampíricos, integrada por conocidas figuras de Hollywood y de Washington. Pasada ya la efervescencia del Q Anon, le ha tocado su turno a otra teoría de conspiración: la «ideología de género». Su fin central es el mismo de la otra: mover a la gente a apoyar siempre y de manera incondicional a candidatos políticos de Extrema Derecha, obviando todo lo malo que los pueblos sepan que hayan hecho, porque si antes lo más importante era detener la matanza de niños para beber su sangre, ahora hay que impedir la destrucción de la familia, la homosexualición de toda la Sociedad, o como dice César Vidal: «la abolición del sistema de reproducción heterocentrada». Fue alucinante ver a César Vidal en una entrevista de 4 horas con la Sra. Nancy Álvarez exponiendo esto, que es más inverosímil todavía que el Q Anon. Para impedir que el coito pene- vagina entre humanos, desaparezca de la faz de la Tierra, hay que militar contra la Izquierda política. 

De ahí que la obra más aclamada del Sr. Laje: «El libro negro de la nueva Izquierda: ideología de género o subversión cultural», no tiene como tema central la Sexualidad humana sino la condena reiterada del Socialismo y del Comunismo en casi cada página. En el debate con Valentina Verbal, quien ya de entrada le señala el ejemplo del ex presidente Rafael Correa de Ecuador como un socialista con ideas conservadoras en lo sexual similares a las del propio Sr. Laje, éste definió así la «ideología de Género»: «es la concepción de nuestra Sexualidad como desarraigada del dato natural que ella misma conlleva.» En la página 86 de su libro la denuncia como un esfuerzo por «explicar la Sexualidad sólo recurriendo a factores culturales.» Agustín ha sacado de contexto a Simone de Beauvoir, quien afirmó en su libro de 1949: «El Segundo Sexo», que ser mujer es mucho más que ser hembra de la especie, porque tiene que ver con roles y comportamientos que se construyen socialmente. Él ha llevado esta idea mucho más lejos de lo que la feminista francesa quiso expresar, atribuyéndole a ella y a los otros «teóricos de la llamada ideología de Género», una ruptura total con las bases biológicas de la Sexualidad humana. 

Lo cierto es que Agustín se contradice a sí mismo. Se contradice cuando adjudica todas las luchas feministas actuales, la Educación sobre equidad de Género, la despenalización del aborto, el matrimonio igualitario y hasta la distribución de métodos anticonceptivos a una agenda izquierdista. (En su libro invoca al Magisterio de la Iglesia Católica para plantear que la procreación es el fin de las relaciones sexuales). En su debate con la libertaria Gloria Álvarez, fue entretenido ver a esta última sacando libros de autores libertarios y colocándolos sobre la mesa. Le daba a las carpetas duras con la mano para enfatizar el contenido. Muchos se rieron de ella porque casi toda su intervención en el debate se limitó a eso y pareciera que casi no debatió. Pero por qué pasó esto? Pues porque como ya dije, Agustín Laje insiste en que la defensa del aborto y las luchas feministas son todas parte de una conspiración de la Izquierda. Y hay montón de autores igual de anticomunistas que Agustín Laje que están de acuerdo con el aborto. Gloria es una. La misma existencia de Gloria basta para refutar la premisa de Laje. No era necesario ni que hablara. Sacó de contexto el libro de Friedrich Engels: «El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado» para plantear que la Izquierda utiliza la promoción de la homosexualidad para destruir la familia tradicional de padre, madre e hijos, porque en ella radica el origen de la propiedad privada mediante la herencia. Pero entonces, por qué proponer el casamiento homosexual o al menos las uniones legales? Eso sólo añadiría más herederos al espectro.

«La mayor de todas las contradicciones de Agustín (Laje) es que él está dando por correcta la misma teoría que quiere combatir.»

Pero la mayor de todas las contradicciones de Agustín es que él está dando por correcta la misma teoría que quiere combatir. Según él, la «Ideología de género» sostiene que la Sexualidad humana está separada de la biología, es un tipo de pizarra en blanco sobre la que la Sociedad escribe. Según la «ideología de género» los comportamientos (sexuales y de otra índole) y los roles del hombre y la mujer no son determinados biológicamente sino que son meras construcciones sociales. Por supuesto que esta idea de que la Sexualidad de los individuos es un tipo de tabula rasa, está lejos del discurso de mucho del activismo LGBTT. Así que no se está hablando de tabula rasa (que yo haya escuchado) y mucho más raro oír esto de los activistas LGBTT. Pero para que un Estado totalitario marxista pueda destruir la familia nuclear reeducando a los niños para homosexualizarlos y logrando eventualmente que desaparezca o que casi desaparezca el coito pene- vagina, sí que se necesita la tabula rasa sin base biológica. Quien divorcia el sexo de la Biología de forma más contundente, es el propio Agustín Laje. 

Su libro (con Nicolás Márquez de co- autor) es verdaderamente horrible por lo cargado de odio, pero no lo digo para desalentar su lectura sino para puntualizar que debe leerse críticamente. En la página 41 bajo el título: «La homosexualidad como banderín comunizante» (no olviden que la existencia actual de homosexuales es una conspiración comunista) les llama: «sodomitas». Si sacó de contexto a Simone de Beauvoir, no extraña que hiciera lo mismo con los relatos bíblicos. Pero la pregunta crucial en todo esto es, si existe realmente la tan mentada «ideología de género». 

Hay que tener presente que Simone de Beauvoir hizo aportaciones significativas a la lucha por los derechos de la mujer, pero estaba condicionada por el alcance de la Ciencia de su época. 

Ninguno de los escritores que cita cualifica verdaderamente como creador de la «ideología de género»..  Lo cierto (y lo digo con respeto pero no con menos sinceridad) es que no he visto autor más contradictorio que Agustín Laje. No existe tal cosa como una «ideología de género». Existe la Perspectiva de Género, que como ha sido definida por la Organización Mundial de la Salud, es un enfoque de análisis. Laje y sus seguidores han confundido el método con las conclusiones. Las conclusiones no son homogéneas ni están dadas, exceptuando el principio de la dignidad inviolable de todo ser humano. 

La Perspectiva de Género busca repensar la distribución de poder entre hombres y mujeres para aspirar a la equidad de género. El respeto, la inclusión y el no maltrato a nadie, por razón de sexo u orientación sexual no son una ideología; son requisitos básicos de convivencia social. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.