La Conciencia Salubrista como dimensión del Sistema de Salud Universal

Daniel Ortiz, MD, Coordinador general de la Red de la Salud del MVC

En la mayoría de las ocasiones los seres humanos somos responsables de nuestro presente y futuro. Esto basado en las acciones que llevamos a cabo, las decisiones y en nuestra actitud y comportamiento en la vida diaria. Esto cobra mayor significado cuando hablamos de nuestro estado de salud. Pero cuán alertas, conscientes y activos estamos en buscar ese estado de bienestar pleno. Realmente nos empeñamos o le damos importancia a este asunto o simplemente dependemos de terceros que decidan y ordenen nuestro nivel de cuidado físico, mental y emocional.

La autogestión, la responsabilidad, el activismo, la pertinencia, la precisión y la relevancia que le damos a nuestra atención médica es lo que se puede definir como Conciencia Salubrista. A esto se añade la interacción con nuestro ambiente y su protección y  la comunidad a la que pertenecemos.

La conciencia Salubrista es nuestra actitud y acción para reconocer y manejar aquellos factores de riesgo que inciden en la misma y de los cuales existen mecanismos para modificarlos , controlarlos o simplemente eliminarlos. Esta conciencia implica   una participación dinámica e interactiva en el proceso de toma de decisiones para mantenernos en un nivel óptimo de funcionamiento. 

El desarrollo de un sentido de atención a nuestro comportamiento y su relación con el estado de salud es lo que representa la  Conciencia Salubrista. Reconocer que existen variables como la edad, el historial familiar, la genética que no podemos modificar pero que si existen otras variables modificables es esencial. Factores como el ejercicio o nivel de actividad, los hábitos de fumar, abuso de alcohol o drogas legales o ilegales ,nutrición , manejo de stress , higiene del sueño, prácticas sexuales seguras, ambiente seguro y protegido  son algunos ejemplos de variables modificables.

Los determinantes sociales de los individuos que incluyen las condiciones donde viven , aprenden, trabajan y juegan, sus condiciones de soporte económico , su aislamiento o rechazo social que afectan negativamente los riegos y resultados de salud son esenciales en su reconocimiento para el desarrollo de una Conciencia Salubrista. .

La participación en la relación médico paciente en la toma de decisiones o consentimiento informado es vital en el desarrollo de una Conciencia Salubrista. Cambiar el rol único de recipiente pasivo a un proceso informativo y reflexivo constituye una respuesta adecuada para  alcanzar esos parámetros de calidad en salud. 

La mayoría del servicio médico o de salud es fragmentado, falto de integración, de cuestionable calidad y con poco énfasis en prevención a pesar del presupuesto gigante destinado a la salud. Estamos sumergidos en el cuidado agudo curativo y reactivo ,  en tratamiento rehabilitadores costosísimos basados en alta tecnología con poca participación decisional e inaccesibles a una parte de la población. Estos a su vez tienen efecto negativo en la productividad, el ausentismo laboral, la cronicidad y en la salud mental de nuestros ciudadanos. Nos toca a los líderes en todos los niveles cambiar este paradigma, so pena de una debacle económica por la gran dependencia en fondos externos. 

Una movida inteligente en términos de costo-beneficio y efectiva para mejorar los niveles de salud en nuestra comunidad es el desarrollo de conciencia individual o autogestión en salud y la formación de gestores en salud comunitaria que contribuyan a identificar, educar y creación de campañas que promuevan el cuidado de salud. Con la integración de las sectores educativos, con el desarrollo de carácter y voluntad política  para darle prioridad y con la unidad de una visión  ciudadana que busca aumentar su nivel de calidad en salud esto es posible. La iniciativa de emprender campañas educativas, de formación y de implementación de medidas dirigidas a un Modelo de Salud integral, costo efectivo, accesible, eficiente , inclusivo y de calidad dependerá del desarrollo de una Conciencia Salubrista.

_______________

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.