De elecciones, incongruencias y algunas certezas

Por:  Nelson Álvarez Febles

                                                                                            …gracias, Alexandra y Manuel[i]

 

Este artículo iba a ser una reflexión sobre el empeño en sostener el reduccionismo cartesiano como paradigma fundamental de nuestras sociedades contemporáneas ante la contundente evidencia fenomenológica de que vivimos una realidad marcada por la multiplicidad de matrices complejas, multidimensionales, que integran múltiples variables[ii]. Ese interés surge después de encontrarme con un libro del físico, educador, filósofo y activista austriaco Fritjof Capra, décadas después de haber leído su primer libro, El Tao de la física, publicado en el 1975[iii].

Sin embargo, antes de sentarme a escribir, estuve haciendo el recorrido usual de las redes [anti]sociales y los medios locales de [des]información, dándole así oportunidad a la adrenalina para que trepara por mi sistema ante la indignación por el robo desfachatado de las elecciones que el partido [poco] gobernante está llevando adelante: material electoral que aparece por todas partes; tarjetas de memoria que no aparecen; denuncias de manipulación en los votos ausentes, adelantados, encamados, presidiarios; reclamos de victorias de dudosa certeza; amenazas y prepotencia en el lugar de los recuentos; y muchos etcéteras. Además, hoy el Tribunal Supremo baja con una decisión aguada, sobre la cual recomiendo la lectura de la opinión disidente de la Juez Presidente, Maite Oronoz.

Observo en la virulencia con que se intenta negarle una posible victoria al candidato del partido que he respaldado, el Movimiento Victoria Ciudadana (MVC), para la alcaldía de la ciudad capital de San Juan, Manuel Natal, el mismo patrón que los partidos dominantes del bipartidismo, los medios de comunicación oficialistas y los sectores más conservadores de nuestra sociedad han utilizado estos pasados meses para criticar, invisibilizar o hasta demonizar a las personas que han representado al MVC, que puso en jaque a la vieja política del país precisamente porque rompió con los paradigmas tradicionales en varias formas:

·         Muchas(os) de las y los candidatas(os) del MVC se presentaron sin tapujos como son, ya sea de la comunidad lgbttq, socialistas, ateos, izquierdistas, pluralidad de opciones ante la descolonización, mujeres y hombres, sindicalistas, líderes comunitarios, estableciendo la libertad de ser coherentes desde el respeto a la diferencia y las pluralidades.

·         El desarrollo de estructuras descentralizadas en la base organizativa, de funcionamiento no jerárquico y liderado por delegación de los nodos, lo que se ha llamado la Red de Redes, organizada a partir de áreas temáticas y geográficas, con la participación de más de 800 personas. De esas redes surgió el Programa de gobierno del MVC, de abajo hacia arriba.

·         Desde el comienzo del MVC quedó clara la prioridad de lo organizativo/colectivo sobre las personalidades, sin negar las tensiones dialécticas implicadas en estructuras basadas en las ideas y propuestas de acción, así como en la integración de las capacidades y responsabilidades individuales y diversas.

·         Los candidatos a las elecciones fueron creativos en la búsqueda de financiamiento de sus candidaturas, que no vino de fondos electorales. Cuando hubo fondos externos para la campaña electoral, como en el caso del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores, se hizo de forma abierta.

·         Se hizo uso intensivo, y con mucha originalidad, de los medios electrónicos, algo que ya se vio en las elecciones anteriores en la candidatura independiente de Alexandra Lúgaro y otros componentes que ahora se han integrado al MVC. Ante los retos planteados por la pandemia, cada candidato, cada una de las redes y los militantes, en forma individual, multiplicaron exponencialmente el uso de las plataformas en línea, los nuevos programas que permiten reuniones de mucha gente y hasta masivas, los correos electrónicos de todo tipo, las trasmisiones en vivo de eventos. Los teléfonos celulares, las tabletas y computadoras nos permitieron a todos y todas ser emisores y receptores de signos y significantes.

·         El MVC, tanto en los contenidos como en la proyección de sus líderes y candidatos, integró lo personal y lo político, intentando borrar esa barrera artificial que la oficialidad unidimensional impone en la proyección pública. Los encuentros cara a cara de la candidata a la gobernación, casi diarios, fueron importantes para acercar lo político a lo cotidiano. Vimos esa frontera de lo personal atravesada, tanto cuando uno de los líderes candidatos renunció ante una denuncia de maltrato, y especialmente cuando Alexandra y Manuel compartieron el dolor y el coraje ante el ataque cruel a la hija de la candidata a la gobernación. Rompieron la barrera artificial entre lo político y lo afectivo, exponiendo a la propia persona como parte del discurso.

·         Muchos y muchas de los candidatos enfatizaron el carácter colectivo del MVC, subrayando una y otra vez que representaban a 130 candidaturas en todo el País, a cientos de personas de la Red de Redes y a muchas organizaciones de base.

 

Dejo por aquí estas reflexiones sobre cómo, en lo individual y lo colectivo, la pasada campaña establece un cambio paradigmático en la manera de cómo hacer política, una nueva política desde el Movimiento Victoria Ciudadana, necesaria como parte del proceso de sanación y reconstrucción urgente en y para Puerto Rico. Un país donde los dirigentes sean personas de carne y hueso, como usted y como yo.

 

alvareznelson@hotmail.com



[i] Alexandra Lúgaro y Manuel Natal, candidata y candidato, respectivamente, a la gobernación y a la alcaldía de San Juan, por el nuevo Movimiento Victoria Ciudadana, durante las elecciones puertorriqueñas del 3 de noviembre del 2020.

[ii] Nelson Álvarez Febles. Sembramos a tres partes: los surcos de la agroecología y la soberanía alimentaria. Ediciones Callejón, 2016, pág. 39.

[iii] Fritjof Capra. Uncommon Wisdom: Conversations with Remarkable People. Bantam Books, 1998. Su primer libro, de 1975, es The Tao of Physics: An Exploration of the Parallels Between Modern Physics and Eastern Mysticism. Shambhala Publications.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.