Victoria construye, educa, comunica y nos une

Por: Javier Smith Torres

En su pasada reunión del 20 de febrero, el Consejo Ciudadano Nacional del Movimiento Victoria Ciudadana aprobó varias líneas estratégicas para este 2022. Cuatro de ellas se resumían con las frases “Victoria construye”, “Victoria educa”, “Victoria comunica” y “Victoria nos une”. 

VICTORIA CONSTRUYE

Victoria Ciudadana es —como nuestro país que lucha por sus derechos, su viabilidad y su futuro— Movimiento —millones de personas, iniciativas y redes interconectadas— en proceso de consolidación. Independientemente de nuestras preferencias particulares en cuanto el estatus, independientemente de nuestras afinidades religiosas, de nuestras identidades sociales y de género, o de nuestra ubicación geográfica, si queremos tener futuro, necesitamos construir “país” y necesitamos construir un instrumento para lograrlo.

Este año continuaremos trabajando para la consolidación de las redes municipales, el fortalecimiento de las redes de saberes y talentos y de colectividades, el establecimiento de las estructuras de auditoría interna, y el desarrollo de los espacios (y la cultura) de coordinación entre las redes y otros organismos para un trabajo sincronizado y efectivo. Asimismo, continuaremos participando en los procesos de organización del pueblo, desde la diversidad que le caracteriza y hacia su empoderamiento frente a quienes solo ofrecen desposesión.

El Consejo Ciudadano Nacional también reiteró de manera unánime que debemos enmarcar todos nuestros esfuerzos organizativos, nuestros trabajos políticos y nuestras discusiones en el adelanto de los tres deberes urgentes del movimiento y de los temas estratégicos identificados. En ese sentido, el proceso de organización en sí debe ser uno transformador y reflexivo. En esa construcción, estamos llamadxs a evaluar constantemente. ¿Cómo adelanta este trabajo nuestras prioridades estratégicas y nuestra Agenda Urgente?

VICTORIA EDUCA

Nuestra compañera Marcia Rivera ha señalado en varias ocasiones que uno de los retos más grandes que enfrenta el MVC es la falta de confianza que tiene la población en el gobierno, el andamiaje político-electoral —incluyendo los partidos— y las instituciones públicas.

Generar confianza es algo que implica las acciones, lo que se hace y lo que se deja de hacer para justificar la buena fe. Sin embargo, también requiere que nos demos a entender; que nuestras políticas y posiciones sean creíbles y sustentadas; que generemos diálogos constructivos entre las bases y aquellas personas que ejercen tareas de portavocía, representación y liderato; que logremos que nuestra Agenda Urgente y nuestras propuestas públicas tengan resonancia con las preocupaciones, los intereses y los pareceres de la base. Para eso, no basta con difundir información, opiniones y posiciones: faltan procesos educativos y no debemos confundir los conceptos.

Durante la “Ruta de la Victoria”, hubo participantes que plantearon en varias mesas de diálogo que era importante que las bases en los municipios, las comunidades y la membresía del Movimiento pudieran entender nuestras propuestas y defenderlas. Diferenciaron, no obstante, nuestro acercamiento del de otras franquicias electorales en el sentido de que no nos interesa defender nuestras propuestas ciegamente ni repetirlas “como el papagayo”. En cambio, el proceso educativo debe fomentar el cuestionamiento, la mirada crítica y que se capten los porqués y paraqués de las propuestas. Es decir, sería necesario facilitar procesos que generen un “aprendizaje significativo” —procesos que se alimenten de las prácticas, intereses y realidades de las personas que participan, que vuelvan hacia ellas, y que permitan recoger los conocimientos e intereses de las personas participantes para precisar o mejorar las propuestas institucionales.

VICTORIA COMUNICA

Por otro lado, la difusión efectiva de información y posiciones también es esencial para adelantar los tres deberes urgentes para cuales se fundó el MVC. Con el fin de comunicar nuestras posiciones y propuestas de manera efectiva, desarrollaremos nuestro propio contenido y medios de comunicación. En la junta editorial de La Revista Ciudadana hemos puesto este medio a disposición del Movimiento para adelantar el trabajo comunicativo que tenemos de frente.

Asimismo, el CCN también identificó algunas líneas comunicativas importantes. Por ejemplo, siempre debe quedar claro el discurso de apertura y búsqueda de consenso, y el movimiento debe agilizar nuestra respuesta ante temas de interés público.

VICTORIA NOS UNE

El Movimiento Victoria Ciudadana nace de la concertación. Más que enfocarnos en lo que nos divide o diferencia, buscamos identificar y llevar hasta lo más que se pueda, lo que nos une. Para lograr esto, la forma de hacer política debe ser diferente. Más que debates donde las partes buscan conquistar y ganar, es necesario aspirar a que las discusiones se estructuren de forma que puedan ser constructivas y prioricen esa identificación de lo común.

Un ejemplo importante de nuestra disposición a la unidad fue la resolución que aprobó el CCN donde se le solicitó a nuestro Coordinador General, Manuel Natal Albelo, hacer los acercamientos necesarios para retar los límites de las alianzas electorales, incluso desde el aspecto legal.

El MVC tiene una cargada agenda de trabajo en muchos niveles y frentes para este 2022. En las elecciones del 2020, se contabilizaron 113,992 votos íntegros en la papeleta estatal para una definitiva Victoria Ciudadana. Hay una base importante, pero la política va más allá de las elecciones cada cuatro años. Para lograr las líneas estratégicas que se han identificado y los trabajos que nos hemos propuesto, necesitaremos todas las manos, mentes y voluntades que estén disponibles. Con la aprobación de una serie de líneas estratégicas, se ha aclarado un poco el camino. Sigamos adelante.

_______________

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.