LUMA Energy, nefasto contrato para el pueblo de Puerto Rico

Desiree López Ramírez

En estos últimos años hemos atravesado diversas crisis muy profundas que han afectado nuestra vida tanto familiar, laboral, social, así como de país. La clase trabajadora ha sido la gran perjudicada, los gobernantes y líderes han quitado derechos a la clase trabajadora y  los salarios no son los mejores comparado con los estados, entre muchas otras cosas más. 

Ahora para colmo nos privatizan el sistema eléctrico. Después del Huracán María el sistema eléctrico quedó más frágil.  Ello no por culpa de los trabajadores si no, una vez más, por culpa de un gobierno inepto que no ha sabido responder, ni ha mostrado interés en que nuestro sistema eléctrico sea fortalecido.  En mi opinión, todo esto ha sido un plan orquestado para así tener la excusa de privatizar el sistema. Lo hicieron en cuarto oscuro y cuando estábamos todos en plena pandemia firmaron y entregaron la Autoridad de Energía Eléctrica a una empresa que no es puertorriqueña y  que solo viene a administrar más de 1,500 millones de dólares sin garantías. 

Los trabajadores de la industria eléctrica son afectados también en un contrato ilegal, en donde se le violentan los derechos adquiridos y su convenio colectivo. El contrato firmado por 15 años con LUMA Energy podría ser terminado o extendido por mutuo acuerdo con la aprobación del Negociado de Energía.

 La AEE pagará un cargo por servicio que será de 83 millones al año. Además de otros gastos, se privatiza la red de transmisión y distribución en donde se entrega todo. Ejemplo de esto son nuestros embalses y aunque no está claro tendríamos que ver lo  que ocurriría con las servidumbres de paso,  que es por donde discurren las líneas. Esto último es propiedad de la AEE y no está claro en este contrato si eso también pasaría a ser propiedad de Luma. Entendemos que esto traerá serias consecuencias a nuestro sistema eléctrico y a nuestro pueblo.

 Ahora no vemos las consecuencias que esto podría traer. Tenemos encima una campaña de desprestigio a la Unión y  a los trabajadores de la UTIER que han dedicado y arriesgado sus vidas para restablecer los servicios eléctricos en distintas interrupciones y en eventos naturales que han desmantelado nuestros sistema haciéndolo más frágil. Según LUMA los malos somos nosotros los que decimos la verdad y destapamos sus mentiras, los que defendemos nuestro patrimonio, nuestros derechos y nuestra patria.

El consorcio LUMA Energy, que está próximo en asumir las operaciones de transmisión y distribución de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) bajo el modelo de alianza público-privada (APP), no tiene planes en aceptar posibles enmiendas al multimillonario contrato que pactó, ni divulgará información que ellos consideran que no es de interés público, refiérase a salarios entre otros. ¿En serio ustedes creen que esto no debe ser de interés público? Pues si es de interés público ya que van a manejar nuestro sistema eléctrico, entre otros. 

 La Junta Fiscal impuesta una vez más favorece a los grandes intereses. Se va por encima de la Rama Legislativa asignando 750 millones de dólares para pagar parte del contrato para la operación y mantenimiento de la red eléctrica. Señores, es el pueblo de Puerto Rico el que pagará a LUMA Energy para que maneje nuestra red eléctrica.  LUMA no aportará dinero alguno, dinero que al final saldrá de nuestro bolsillo y pagará a esta compañía y a estas personas extrañas no confiables. Estamos regalando nuestro dinero.

¿Cómo pueblo estamos dispuestos a entregar nuestra red eléctrica a cambio de nada? Esto ha sido una patraña para privatizar y favorecer a esta compañía. Al final el pueblo será el gran perdedor. Los trabajadores de la UTIER, empleados diestros y capacitados que conocen nuestra red eléctrica han dado lo mejor de sí para todo el pueblo. Así lo han demostrado por años. El pueblo no puede darles la espalda ahora, tenemos que exigir al Gobernador que cancele este nefasto contrato ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.