La UPR en juego: intervención partidista y lucha de resistencia

Por: Javier Córdova Coordinador general del MVC para el Distrito de Humacao

La Universidad de Puerto Rico (UPR) ha sido sometida a un recorte presupuestario sin precedentes en la historia del país. Ningún componente de importancia del gobierno de Puerto Rico ha visto su presupuesto reducido de manera tan brutal como la UPR. Evidentemente hay un interés, tanto de la Junta de Control Fiscal (JCF), como del gobierno, de reducir significativamente la importancia de la Universidad Pública. Las políticas neoliberales impulsadas por la JCF y por los gobiernos del PNP y PPD atentan contra todo el servicio público. También tienen como objetivo destruir toda organización que se oponga a sus intereses. La juventud también es criminalizada. En la UPR confluyen todos estos elementos. Universidad Pública que tiene en su interior organizaciones sindicales militantes, y una juventud crítica y militante que lucha contra las injusticias sociales y por un mejor país, todo ello está presente en nuestra Universidad. Por ello es un objetivo importante de los sectores reaccionarios.

Tanto el PNP como el PPD han aprobado propuestas de la JCF para reducir el presupuesto de la UPR en más de un 50% en los últimos años. De cerca de $1000 millones que debería el presupuesto que recibe por la vía de la fórmula, según establecida en la Ley 2 de 1966, actualmente el presupuesto se ha reducido a cerca de $500 millones. Ya en el 2013, como parte de políticas de austeridad del PPD, el gobierno de García Padilla congeló la fórmula de la UPR. Del 2013 al 2017, la UPR recibió un presupuesto fijo de $834M. Con la JCF, y con el aval del PNP y el PPD, este presupuesto se ha ido reduciendo hasta bajar a $407M (al que en el último año se le añadieron $94M de fondos federales no recurrentes).

El impacto sobre las condiciones de estudio y trabajo han sido enormes. A los estudiantes les han aumentado los costos de matrícula en más de un 150%. Se han eliminado exenciones de matrícula para atletas, estudiantes de sectores culturales, empleados e hijos de empleados. Se ha reducido la plantilla de empleados en más de 2,000. La cantidad de empleados con salarios de hambre y sin beneficios como derecho a salud, a retiro, a vacaciones o días de enfermedad, aumenta cada día más. Los docentes sin plaza ya son casi la mitad de todos los docentes del Sistema. En tres recintos hay más docentes sin plaza que docentes con plaza. En el recinto de Ponce hay más docentes a tarea parcial que docentes a tarea completa.

Mientras aumentan los costos de estudios, se deteriora grandemente la infraestructura de los recintos. No se da mantenimiento adecuado a los edificios, se deteriora la infraestructura tecnológica, se ofrecen menos cursos, con mayor cupos. De más está decir que todo esto pone en riesgo las acreditaciones. Ya perdimos una importante acreditación del programa de Neurocirugía en el Recinto de Ciencias Médicas. Otras acreditaciones corren el riesgo de perderse ante la falta de apoyo institucional relacionado a la reducción presupuestaria.

Recientemente, salió a la luz pública que la acreditación del Recinto de Ciencias Médicas está en peligro. La chapucería de los miembros dirigentes de la Junta de Gobierno es otra amenaza a la Institución. El Comité Evaluador de la Middle States señaló la falta de compromiso de la Junta en el proceso de acreditación del Recinto.

Mientras todo esto sucede, el Senado de Puerto Rico, y con el voto del Presidente del Senado, de casi toda la delegación del PNP y de la senadora del Proyecto Dignidad, derrotó un Proyecto de Reforma Universitaria que tenía y aún tiene el apoyo casi unánime de la comunidad universitaria. El principal objetivo del Proyecto de reforma era atacar de manera contundente el principal problema administrativo de la UPR: el control político-partidista sobre la Universidad. La UPR ha sido históricamente un botín de Guerra del partido que gana las elecciones. Al derrotar el Proyecto de reforma, se hace evidente que PNP y PPD no quieren ceder su control sobre los recintos.

El MVC ha dado apoyo a la lucha universitaria a nivel político y organizativo. Los legisladores nacionales han defendido el presupuesto de la UPR y han apoyado el proyecto de Reforma Universitaria. Legisladores municipales del MVC han sometido resoluciones en sus legislaturas en apoyo a la UPR. Los 7 portavoces nacionales del MVC (Natal, Bernabe, Mariana, Ana Irma, José Bernardo, Eva y Rosa) han participado en actividades con los estudiantes en los portones de recintos en paro y miembros de la Jota del MVC han sido destacados dirigentes estudiantiles en diversos recintos.

El estudiantado de la UPR ha sacado, nuevamente, la cara por el país en su lucha contra la JCF. Defienden la Universidad Pública, no tanto para ellos, sino para las futuras generaciones. Merecen todo nuestro apoyo.

__________

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.