El tercer sector te necesita

Autora: Verónica Nieves

«El liderazgo no puede pensar sin las masas ni para ellas, sino con ellas» (Paulo Freire, 1970) 

La autogestión es el intervención directa de las comunidades en su proceso de transformación y la construcción de una identidad comunitaria marcada por el sentido de comunidad (Montero, 2009). ¿Cómo logramos que las comunidades quieran involucrarse en esa transformación? ¿Cómo definimos esa identidad comunitaria? Los líderes y las lideresas de la comunidad tienen que influir en otros para lograrlo, de igual manera que las organizaciones sin fines de lucro dependen de ello para cumplir su misión. 

Para esto necesitamos encontrar los mecanismos que provocarán una acción colectiva. De hecho, el tercer sector “depende principalmente de la capacidad de persuasión de sus líderes”, demostrar tener valores compartidos y principios idealistas para avanzar sus causas e intereses es el comienzo. Motivar y comprometer a las personas es mucho más complicado de lo imaginado. Inspirar, estimular y motivar a los miembros de una comunidad requiere de líderes transformadores. Pensemos en personas que inspiraron cambios profundos y transformaciones grandes para nuestra sociedad como Nelson Mandela, Mahatma Gandhi, la Madre Teresa de Calcuta o para estos tiempos, Greta Thunberg. 

Sin embargo, para lograr estas transformaciones hacen falta personas valientes y comprometidas. El aspecto del voluntariado, que nace de la voluntad, no por la fuerza, y que se da libre y espontáneamente, no por obligación, es la espina dorsal del tercer sector. Pudiéramos pensar en que el voluntario hace un acto completamente desprendido, por el sentimiento de altruismo que existe en su ser. El altruismo, que se define como la búsqueda del bienestar de los demás esperar nada a cambio, es, para algunos en la psicología, un tema estudiado con delicadeza. 

En el estudio de la psicología no existen comportamientos al azar, ni coincidencias. Cada decisión que tomamos está influenciada por nuestro pasado, lo recordemos o no. Ser voluntario no es un acto caprichoso, aunque no será por obligación. Definitivamente existe una necesidad y un deber social con el que estas generaciones, más que las pasadas, sienten la obligación de cumplir. La teoría psicológica del pseudo altruismo aclara que es el peso de la recompensa lo que mueve a cualquier persona actuar de “buena fe”. De alguna forma, aunque sea a nivel inconsciente, el ser humano siempre buscará satisfacer una necesidad propia y reducir la tensión emocional que provoca vivir, en el caso del voluntario, las injusticias sociales. Esta recompensa puede que no sea obvia, ni la misma para todos, pero existe, y si esto es cierto, ¿cuál es la recompensa que buscan nuestros voluntarios? 

Los intereses a los que sirve CoCo PR1 coinciden con los intereses de la comunidad. El beneficio a la comunidad por aportar al cumplimiento de nuestra misión es la recompensa que buscan nuestros voluntarios. No obstante, lograr un «esfuerzo colectivo para modificar intencionalmente el mundo que los rodea» (Evans, 2012) no es cáscara de coco. Concientizar a los miembros de la comunidad de los recursos de poder que poseen y construir espacios para hacer viable su protagonismo es un acto que requiere creatividad y que necesita generar cambios junto al colectivo, para ellas, por ellas pero también desde ellas.
________

1  CoCoPR es una organización in fines de lucro enfocada en la conservación costera, autogestión comunitaria, educación ambiental y el desarrollo sostenible de Puerto Rico (https://www.cocopr.org/ ). La organización sometió un proyecto de ley para declarar la Reserva Comunitaria Mabodamaca una reserva Natural y protegida por ley, a la Cámara de Representantes por medio de la representante del MVC,  Mariana Nogales. El proyecto aparece en el canal You Tube de la presente edición de la LRC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.