Cristianismo: universalismo e inclusión

por: Ángel R. Villarini Jusino y Julio Álvarez Rivera

 

Como tienden a indicar los estudios históricos bíblicos contemporáneos, la construcción de la religión cristiana como diferente a la judía -en la que tiene sus orígenes- fue en gran medida resultado del pensamiento y obra de Pablo de Tarso. Con Pablo comienza a producirse una tradición de interpretación del evangelio de Jesús que por su pretensión de universalidad e inclusión contrasta con el nacionalismo y la exclusión propia del judaísmo, sobre todo farisaico. A la universalidad e inclusividad como características esenciales del cristianismo debemos su capacidad para siempre ser contemporáneo, es decir, ponerse al día develando y combatiendo toda pretensión de imponer la particularidad de una cultura o época y de excluir de su comunidad de plena humanidad a unos seres humanos frente a otros. 

Pablo fue un judío practicante, incluso en su variante radical farisaica, al extremo de ser celoso perseguidor de los judíos seguidores del nazareno. Pablo interpreta su conversión como designio divino: “Dios me segregó de los demás desde el seno de mi madre, me llamó por su gracia y se dignó revelar en mí a su hijo para que lo evangelizase entre los gentiles” (Gálatas 1:15-17). 

Pablo tenía que hablar la palabra de Jesús desde el horizonte de experiencias y formación de los gentiles que pretendía convertir. Como lo expresa Antonio Piñero: “El acto de respuesta a la proclamación del Evangelio está pensado como un acto intelectual, muy a lo griego= proclamación de la palabra →escucha atenta→ aceptación por medio de la fe (acto eminentemente intelectual (ayudado por la gracia divina, desde luego) → orto praxia, entendida como fidelidad a lo ha sentido por la fe.” Por otro lado, en la época del apostolado de  Pablo la ética popular estaba moldeada por máximas, consejos y normas provenientes de un estoicismo popularizado. Aunque Pablo busca mostrar la superioridad de la cosmovisión cristiana frente a la pagana, la influencia del estoicismo es patente en su pensamiento universalista e incluyente. Ambos defienden la igualdad de los seres humanos independientemente del sexo, de su etnia o de la nobleza de su cuna, pues todos somos iguales en Cristo Jesús (Gálatas 3:26-28). De este modo su teología y apostolado urbano, inclusivo y universalista, propio del ciudadano del imperio romano y del estoicismo, se demarca de la corriente de interpretación más estrictamente judaizante y excluyente representada por Pedro para quien el gentil para ser judío-cristiano debía convertirse primero al judaísmo, es decir, aceptar la totalidad de la ley mosaica.

Es de hecho en la propia carta de los Gálatas (2:14) donde Pablo cuenta cómo se dirigió a Pedro delante de todos para cuestionarle: «¿Por qué obligas a los gentiles a judaizar?» Pablo insistió en que los no judíos no tenían que asimilarse culturalmente, cosa que Pedro entendió más tarde. En Pablo siguió presente, sin embargo, la concepción de que el pueblo israelita era una nación a pesar de haber sido ocupado y colonizado por otro pueblo. En 2 Corintios 11:25 narra las persecuciones que sufrió a manos de otros judíos y entre ellas incluye: «peligros de los de mi nación». La idea pregonada por la Ultraderecha asimilista de que, por ser colonia, un país no puede considerarse nación es ajena al uso bíblico del término a tal grado que hasta Pilato le dice a Jesús en Juan 18:35: «tu nación y los principales sacerdotes te han traído a mí.» Pero el hecho de que un pueblo posea una identidad que le distinga de otros pueblos, no puede implicar superioridad étnica. Esa distinción es muy importante. Pablo en Hechos 17:28, en su discurso en el Areópago ateniense llega incluso a citar al poeta griego Epiménides del siglo 6 a. C, y a Arato de Cilicia del siglo 3 a. C., después de decir en el verso 26 que Dios: «de una misma sangre ha hecho todo el linaje de los hombres.» Una misma sangre y un mismo linaje.

Carecemos de la información histórica acerca de las experiencias y reflexiones de Pedro a lo largo de su vida que nos permitan comprender la transformación que le llevará a decir: “Vosotros sabéis que a un judío no le está permitido unirse o acercarse a un extranjero; Pero Dios me ha manifestado que no debo llamar profano o impuro a ningún hombre” (Hechos 10:28). Pero su procedencia geográfica y cultural en el marco del mundo greco-romano inevitablemente condicionó su manera de interpretar la palabra de Jesús. En Hechos 10:34 Pedro manifiesta: «Ahora comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación el que le teme y hace justicia le es acepto.» 

Esta visión universalista no sólo de la oferta de salvación individual sino de la comunión (común unión) entre seres humanos de diversas procedencias ya tuvo un precedente en la promesa inclusiva dada Abraham en Génesis 12:3: «En ti serán benditas todas las familias de la Tierra», hasta concretarse en lo que el autor de la carta a los efesios que son griegos les dice en 2:14: «Porque Él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno.» Por eso en Colosenses 3:11 concluye: «Aquí no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escrita, esclavo ni libre, sino que Cristo es todo en todos.» (Ambas cartas son atribuidas a Pablo, aunque pudieron haber sido escritas por algún discípulo cercano a él).  O sea, Cristo viene a representar el amor por encima de razas, sexo, condición económica e incluso creencias. Cristo no es una mera creencia. Es mucho más. Cristo es la humanidad misma. Representa al ser humano herido y oprimido que a su vez predica la liberación de todos los que experimentan la misma injusticia.

El cristianismo original es inclusividad y no lo opuesto. Ya es hora de que está Ultraderecha Religiosa lo acepte. No podemos olvidar cuando en una conferencia de Jeff Sessions quien fuera fiscal general bajo la presidencia de Donald Trump, un Pastor metodista fue expulsado por citar en alta voz las palabras de Jesús en Mateo 25:43: «fui forastero y no me recogisteis». (The Hill News: Pastor removed after interrumping Session’s speech with Bible verse, October 29, 2018) La conferencia de Sessions era precisamente sobre libertad religiosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.