Se consolida Victoria Ciudadana

Por: José (Papo) Coss

El Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) es la tercera fuerza política en el país y la segunda en la capital. Se dice fácil, pero haberlo logrado es una hazaña histórica. Este éxito electoral para una colectividad con apenas dos años de organización, resulta sencillamente extraordinaria. Nunca antes nuestro pueblo colonizado y manipulado, había alcanzado los logros del MVC en una elección, en tan poco tiempo.

El respaldo de más de 113 mil electores de manera íntegra para nuestro movimiento, representa el doble de los votos del PIP y del Partido mal llamado Dignidad. La tradición dentro de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), era que esa tercera fuerza tenía los mismos derechos que los primeros dos partidos, pero el PNPPPD cambió la regla de antemano para dejarnos fuera.

Otro factor altamente exitoso del MVC en apenas su primera participación electoral, fue la elección de cuatro legisladores y legisladoras. Esta gesta rompió el esquema que inició el Partido Socialista Puertorriqueño (PSP) en 1980, al postular a Juan Mari Brás y Carlos Gallisá, al Senado y a la Cámara, respectivamente. De allá para acá, el PIP se copió la fórmula de lanzar una sola candidatura a cada rama legislativa con mucho éxito.

También la elección de 25 legisladores a las Asambleas Municipales resulta muy esperanzador, pues nos permite estar cerca fiscalizando esas alcaldías. Simultáneamente, abre el camino para la radicación de proyectos en línea con nuestro certero y muy completo Programa Electoral. El hecho de que casi la totalidad de esos asambleístas municipales son jóvenes, nos garantiza el desarrollo de su liderato regional a corto y mediano plazo.

Ahora, la prioridad del MVC debe ser la organización de toda la simpatía generada por nuestra primera participación electoral. Esa es la tarea prioritaria, junto a la participación en todas las luchas por reivindicaciones inmediatas. Así lo ha manifestado nuestro Coordinador General públicamente, quien se destaca por su presencia unitaria, en cada una de las manifestaciones masivas de protesta.

Otros ejemplos como Eva Prados en la campaña por el Retiro Digno y la auditoría de la llamada deuda gubernamental -provocada por el despilfarro y la corrupción del PNPPPD- es un magnífico ejemplo de esa estrecha vinculación del liderato del MVC con el pueblo. Lo propio Myrna Conty en el impulso al justo reclamo ciudadano por movernos a un sistema de energía renovable y la oposición a LUMA, entre muchas otras personas identificadas con el MVC.

Como parte de esa organización y fiscalización del MVC, hay que destacar la manera solidaria en que nuestro liderato ha asumido el esfuerzo de las luchas comunitarias y de la sociedad civil. También la efectiva labor de nuestros legisladores y legisladoras, así como de las personas encargadas de las diversas redes territoriales, de colectividades, de saberes y talentos y de la diáspora.

En verdad todo indica que el MVC se convierte poco a poco en un movimiento amplio, más allá de preferencias de estatus, que exige el momento histórico. Por eso, los medios tradicionales nos han cerrado las puertas y salvo excepciones solo tienen “analistas” que representan la partidocracia PNPPPD.

Esa realidad nos obliga a desarrollar una estrategia de comunicaciones que enfrente con éxito la censura disfrazada. A nuestro favor está que ya esos medios tradicionales no tienen el control de la opinión pública y por el contrario pierden cada vez más credibilidad ante el pueblo.

Sin embargo, debemos exigir tiempo igual como corresponde para ocupar esos espacios con artículos de opinión, entrevistas y comparecencias públicas de nuestro liderato nacional y regional. De hecho, los periódicos y radioemisoras regionales están mucho más receptivos a nuestra participación, por lo cual debemos lograr allí una mayor presencia pública.

En fin, que luego del proceso electoral y en medio de los estragos de la pandemia, Victoria Ciudadana se destaca hoy como el instrumento de lucha política y social, capaz de convertirse en la alternativa de cambio que la mayoría del país exige desde la calle. Sigamos enfocados en consolidar nuestra estructura organizativa y en unir voluntades para enfrentar la crisis económica con propuestas novedosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.