En memoria de Pablo Navarro Hernández

RED DE ESPIRITUALIDAD Y FILOSOFÍAS DE VIDA DEL MOVIMIENTO VICTORIA CIUDADANA

La Red de Espiritualidad y Filosofías del MVC notifica y lamenta la ausencia física del Rev. Dr. Pablo Navarro Hernández (1942-2022). Pablo fungió en los inicios de nuestra Red como Coordinador General y sentó las bases para el estudio de la relación entre el sector religioso de Puerto Rico con el precepto de Estado Laico de manera que nos hiciera visible a ese sector de la religiosidad y la espiritualidad que fomenta y respeta la separación de iglesia y estado. Además, para quienes pueden identificar en el MVC ese espacio donde se respeta y actúa hacia la dignidad y equidad individual y colectiva.

A los 16 días de un mes de diciembre, Pablo fue llamado a la vida.  Fueron muchos sus dones y los entregó todos al servicio de la gente más marginalizada tanto en EU como en su natal Puerto Rico. Pablo estudió en el Huntington College Evening Studies Montgomery y recibió un grado doctoral en Educación y Antropología de la Columbia University Teachers College.  Se jubiló de catedrático de la Universidad Interamericana de Puerto Rico y fue pastor fundante de la Iglesia Cristiana Metropolitana Cristo Sanador, iglesia de puertas abiertas para la comunidad LGBTTQ+.  Participó en las Iglesias Episcopal Church of Saint John, The Baptist, Grace Lutheran Church y Union Church en San Juan. Era miembro de varias corales en Puerto Rico y por muchos años del Coro Nacional de Puerto Rico.

Pablo fue activista a favor de los derechos de la comunidad LGBTTQ+ y les pastoreó tal como Jesús lo hacía, abriendo el camino para las iglesias que atienden integralmente a esta comunidad. Su compromiso fue inquebrantable en solidaridad y su ministerio de presencia hizo la diferencia en la vida de quienes le conocimos.  Estaba casado con José De Jesús Rosado por más de 25 años, quien le cuidó hasta su último día. Le sobreviven sus dos hijas Katherine y Laura, hermanas, sobrinos, amistades y toda una comunidad de fe en deuda con su legado y testimonio.  A estas personas, nuestro abrazo solidario.

Pablo Navarro, dejó profundas huellas en la vida y en el corazón de quienes más lo necesitaron y su legado continuará.

Dr. Julio Álvarez, Ministro Pentecostal

Tuve el privilegio de aparecer junto al Rvdo. Pablo Navarro en un anuncio que hicimos en defensa de la agenda urgente del Movimiento Victoria Ciudadana, donde también participaron la Decana del Seminario Evangélico: Agustina Luvis Núñez y la ministra bautista: Keyla Coss.

Luego sostuvimos varias conversaciones donde hablamos acerca de hermenéutica bíblica, del reto de educar a la Iglesia y a la sociedad sobre el significado y la necesidad de la Perspectiva de Género, de los problemas políticos y sociales del país y hasta de música. Era polifacético y su conocimiento abarcaba muchas áreas. Recuerdo que también oramos juntos a través de la vía telefónica.

Escribo esta breve aportación a su memoria, consciente de que otros lo conocieron desde mucho antes que yo. Pero Pablo era alguien que dejaba huella desde el primer contacto.

El compromiso del Pastor Navarro con el país lo hizo situarse entre los pioneros de muchas causas de justicia. Fue pastor fundador de la Iglesia Cristiana Metropolitana Cristo Sanador, una de las primeras de Puerto Rico en abrirse a recibir a miembros de la comunidad LGBTT, y como pastor de puertas abiertas, combatió activamente el discrimen y el prejuicio basado en las orientaciones sexuales. Fue un militante de la Mesa de Diálogo Martin Luther King. Y también fue parte de nuestra Red de Espiritualidades y Filosofías de Vida.

Pablo continúa presente en el legado que dejó a través de su arduo trabajo y de sus ideas llenas de sabiduría pero expuestas con gran humildad. Su trato era dulce, su oído siempre atento y su análisis: profundo.

Me permito compartirles mi visión personal. Creo que esta vida es una escuela y que en toda escuela cuando alguien termina de aprobar exitosamente las pruebas, tiene que partir para pasar a un nivel más alto.

Las personas como Pablo no mueren; simplemente se gradúan una vez más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.