Arraiza: «No hay balance en la CEE»

Por José (Papo) Coss

El representante legal de la Unión de Libertades Civiles de América (ACLU, por sus siglas en inglés), Fermín Arraiza Navas calificó como «una falacia» el concepto de balance en la Comisión Estatal de Elecciones (CEE). Su opinión viene a raíz de las repetidas irregularidades mostradas durante el escrutinio general y el ciclo electoral de 2020. 

“El concepto de balance, en el nuevo Código, es una verdadera falacia. Significa que con un mínimo de dos comisionados de distintos partidos, basta para otorgar validez a ciertas actuaciones o decisiones de la Comisión (CEE). Es una ficción ya que con cinco partidos inmersos en el proceso, sabemos que no hay balance alguno. Además, el concepto abona a la polarización y politización de la CEE», mencionó Arraiza en exclusiva para La Revista Ciudadana, reaccionando a la campaña que asegura que en la CEE existe un balance entre todos los partidos y movimientos.

Sobre la más reciente decisión del Tribunal Supremo, y haciendo un análisis de cuáles serían los próximos pasos, Arraiza indicó lo siguiente: “Lo que se prohíbe es la publicación de las listas de electores e interferir o interrumpir el proceso de escrutinio. Una vez exista la certificación final, se abren las puertas del Tribunal, por eso la importancia de seguir recopilando toda la información de irregularidades. Con lo que ya ha trascendido esto me huele a una mega demanda sobre fraude electoral con posibles consecuencias criminales.”

Más allá de las apariencias de democracia, finalmente destacó que “el asunto del nuevo Código es que en un lenguaje rebuscado otorga demasiado poder al Presidente del CEE y al partido que mayor votos íntegros obtenga en una elección, que tradicionalmente es el PNP. Eso definitivamente no es balance y tiene que cambiar. De lo contrario no saldremos de los tribunales.”

Como vemos, desde la perspectiva de un observador oficial de la ACLU, en las elecciones del 2020 en Puerto Rico se impuso un código anti-democrático que le permite al PNP controlar el proceso de toma de todas las decisiones sin ningún tipo de balance. Más aún, se pone en manos de un funcionario como el Presidente de la CEE, nombrado de un grupo de miembros del PNP,  determinar todo lo que no se apruebe por unanimidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.