Una nueva mirada electoral en Colombia

Por: Dr. Dolsey Amador Fonseca - Universidad del Magdalena Santa Marta, Colombia

El proselitismo político en las campañas electorales en el 2021 y comienzos de la presente anualidad avecinaba un triunfo de los movimientos y partidos políticos alternativos. ¡Y de qué manera! La presencia de Gustavo Petro Urrego en las manifestaciones públicas a lo largo y ancho de la geografía colombiana fue el campanazo de alerta, ese lleno total acompañado de un discurso argumentativo basado en el conocimiento tanto de la geopolítica internacional como de la realidad histórica de Colombia lo catapultaron al éxito electoral a través de la alianza “El Pacto Histórico” conformado por movimientos sociales de diferentes matices de izquierda, quien se ha alzado como la primera fuerza  del Congreso de la República de Colombia.

Impresionante este hecho electoral, con más de cinco millones de votos tanto como las coaliciones de centro y derecha; las de centro denominada -Centro Esperanza- fue la que menos voto obtuvo liderada por Sergio Fajardo y mayor a la del Nuevo Liberalismo liderada por Juan Manuel Galán, hijo del inmolado líder de ese partido Luis Carlos Galán y quien no supo ni pudo enarbolar las banderas sociales de su progenitor y a Alejandro Gaviria, quien dejó la rectoría de la Universidad de los Andes, una de las universidades mejor posicionada en Colombia y América Latina, tampoco catapultó el entusiasmo con el cual arrancó.

El desprestigio del expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien renunció a su curul en el senado de la República para atender procesos judiciales en su contra llevaron a su partido Centro Democrático a una derrota electoral con 19 curules en el senado pasó a ser la quinta con 14 escaños. A pesar de contar con el consentimiento del Centro Democrático en la Fiscalía, Procuraduría, Contraloría, Defensoría del Pueblo y Registraduría Nacional, este partido de gobierno exige más controles en las elecciones reclamando falta de garantías. ¡Extremo del cinismo ante monumental derrota! Y la corrupción galopante durante los veinte años de gobierno de Uribe Vélez y con la anuencia de los denominados órganos de control.

A las Alianzas partidistas anteriores le cabalga la Alianza por el Pacto Histórico conformada por partidos y movimientos progresistas, como el “Polo Democrático Alternativo” (PDA), la “Unión Patriótica” (UP), “Movimiento Alternativo Indígena y Social” (MAIS), “Alianza Democrática Amplia” (ADA) antes Alianza Democrática Afrocolombiana , “Movimiento por la Defensa de los Derechos del Pueblo” (MODEP), “Congreso de los Pueblos”, “Partido del Trabajo de Colombia” (PTC), Antiguo MOIR, “Partido Comunista de Colombia” (PCC), “Comunes” (Ex partido FARC), “Poder Ciudadano Siglo XXI” liderado por la líder Piedad Cordoba, “Estamos Listas” movimiento feminista, “Soy lo que somos” liderado por la líder de las negritudes Francia Márquez Mina y un gran número de movimientos estudiantiles, de maestras y maestros, transportadores, movimientos por la Colombia Diversa y en general todas y todos los que apoyaron el Gran Paro Nacional del 28 de abril de 2021.

En el éxito del Pacto Histórico irrumpe en el escenario político nacional la figura de la líder ambientalista Francia Márquez Mina quien obtuvo una alta votación e incluso mayor que la del líder de la Coalición Centro Esperanza, Sergio Fajardo. 

Un dúo dinámico que está transformando la lucha política en Colombia: Gustavo Petro Urrego y Francia Márquez Mina, ambos salidos de las entrañas de la necesitada población colombiana y que con grandes sacrificios tanto personales como familiares lograron superar obstáculos de toda índole en la defensa de sus ideales y la de los derechos de los pueblos, ambos desde orillas diferentes lograron sortear las turbulentas aguas del rio enardecido de la violencia , la seguridad alimentaria, la deforestación de nuestros bosques, selvas y páramos; la violación de los derechos humanos, la defensa de las comunidades ancestrales, la galopante corrupción, la irrupción del paramilitarismo en el escenario político y gubernamental, el apoyo de las fuerzas militares oficiales a grupos al margen de la ley, la discriminación de la mujer y los grupos minoritarios, la defensa de la educación pública y de calidad, el inequitativo sistema de seguridad social integral de pensiones, salud, riesgos profesionales y servicios sociales establecido en la Ley 100  de 1993  y en especial la defensa del derecho fundamental a la vida en todos sus escenarios.

Ese accionar les fue reconocido, así:

Gustavo Petro Urrego:

  • Legión de Honor Nacional de México por su contribución al Desarrollo Social 2016.
  • Premio a la Cultura sostenible Foro Global de Asentamientos Urbanos apoyado por la UNEP -Cumbre Internacional Río +20, Bogotá 2014.
  • Premio Pablo de Tarso como mejor alcalde de Iberoamérica por Instituto Mexicano de Evaluación (INDE) 2013. 
  • Premio Mundial de Liderazgo Climático y Ciudad en categoría urbana, Londres 2013. 

Francia Márquez Mina:

  • Premio a la Fundación Goldman en América del Sur por su lucha en defensa del territorio y contra las actividades de minería ilegal en el Departamento del Cauca (Colombia) 2018. 
  • Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos 2015. 
  • 100 mujeres de la BBC (2019) Movimiento “Soy porque Somos”.
  • Premio Joan Alcina de Derechos Humanos (2019) Casa América Cataluña.

Estas frases reúnen el ideal de los dos líderes del Pacto Histórico:

Gustavo Petro Urrego: «Mi pasado es el de un rebelde que no le dio temor enfrentarse a la tiranía. Yo formo parte de una izquierda nueva. Nunca he militado en una izquierda tradicional. Su espíritu dogmático, sectario y antidemocrático me causa repulsión. Yo pertenezco a la izquierda del siglo XXI”.

Francia Márquez Mina: “En mi comunidad se nos enseña […] a amar y valorar el territorio como espacio de vida, a luchar por este, incluso, poniendo en riesgo nuestras propias vidas. Soy parte de quienes alzan la voz para parar la destrucción de los ríos, bosques y páramos. De aquellos que sueñan en que un día los seres humanos vamos a cambiar el modelo económico de muerte, para darnos paso a un modelo que garantice la vida”.

El 23 de marzo de 2022, se despejó el camino a la Casa de Nariño para culminar el 29 de mayo del presente año, día en que Colombia hará historia al elegir a Gustavo Petro Urrego y Francia Márquez Mina como presidente y vicepresidenta de la República de Colombia.

¡PUEBLO A LA CARGA! Nos enseñó Gaitán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.