Jasmine y Puerto Rico en Tokyo 2020

Autor: José "Papo" Coss
para LRC

Sin duda los tres aspectos más sobresalientes de las ejecutorias de nuestros atletas olímpicos en Tokyo 2020, fueron la histórica medalla de oro de Jasmine Camacho, la presencia mayoritaria del sector femenino y el aumento significativo de representantes de la diáspora puertorriqueña.

Nunca antes la cantidad y calidad de esos dos grupos o segmentos de una delegación puertorriqueña, había sido tan contundente para unas olimpiadas, desde que iniciamos nuestra participación en Londres 1948. Además, por primera vez cualificamos para competir en el baloncesto femenino en unas olimpiadas, que fue nuestro único deporte colectivo en Tokyo 2020.

En total nuestra delegación nacional consistió de 24 mujeres de 37 atletas boricuas, de los cuales 12 provienen de la diáspora, que representan a los puertorriqueños que tuvieron que emigrar masivamente a Estados Unidos. Hay que recordar que esa parte de nuestra nación caribeña y latinoamericana, ya supera los 5 millones y medio fuera del territorio.

Evidentemente la actuación más sobresaliente de Tokyo 2020 fue la de Jasmine Camacho, quien es la campeona mundial de los 110 con vallas. Así Camacho pasó a la historia como la segunda medallista de oro junto a la tenista Monica Puig en Río de Janeiro 2016. Su consagración como negra y proveniente de la diáspora, impacta positivamente la conciencia nacional de nuestro pueblo.

Camacho también tuvo el honor de ser seleccionada para representar a las Americas en la hermosa actividad de Clausura de las Olimpiadas. Este es un reconocimiento nunca antes logrado por un atleta boricua. Ese gran honor conferido a Jasmine es reflejo de que además del oro, rompió la marca mundial de su evento de atletismo femenino.

Otros atletas muy destacados fueron: Steven Piñeiro en Patineta, Verónica Toro en Remo, Maria Torres en Judo y Andres Arroyo y Wesley Vazquez en Atletismo. Todos lograron pasar la primera ronda y algunos fueron finalistas en sus eventos, destacándose Piñeiro con su extraordinario sexto lugar olímpico.

Como estableciéramos antes en un diario del país y en TeleSUR, nuestras atletas son heroinas y héroes del deporte, ya que todavía en Puerto Rico no reciben el apoyo económico y técnico que necesitan para lograr mejores resultados. No olvidemos que solo el cualificar para unas olimpiadas, es el mayor logro de un atleta de alto rendimiento en toda su carrera deportiva.

Por otro lado, pronto se dará a conocer por el Comité Olímpico de Puerto Rico, como se invirtieron los 8 millones asignados por el gobierno para estas justas internacionales. En realidad el esfuerzo mayor lo hacen las federaciones deportivas del COPUR y los propios atletas, familiares y amistades, que se unen para respaldarlos.

Al final de la competencia, lo más significativo es que en Tokyo 2020 volvió a consolidarse nuestra conquista de la soberanía deportiva, que logró unir nuevamente a todo Puerto Rico y a su diáspora detrás de su bandera nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.