CEPOL: una mirada estratégica

Autor: Manuel Rodríguez Banchs, Coordinador de la Comisión de Estrategia Política del MVC

La Comisión de Estrategia Política del Movimiento Victoria Ciudadana (CEPOL) estableció los siguientes objetivos generales para su primer año de trabajo: contribuir al desarrollo e integración de las cuatro grandes redes y los organismos internos del MVC para lograr la ejecución -coordinada con los cuerpos de dirección- de los lineamientos estratégicos que establezca el Movimiento; ser parte de la estructura de apoyo y del banco de recursos institucionales, tanto para el Movimiento, como para las personas electas, para lograr los objetivos estratégicos del Movimiento y contribuir al desarrollo estratégico de la organización de nuestra base a nivel municipal.

Como parte de sus trabajos, la CEPOL condujo un ejercicio de planificación estratégica que nos ofreció la oportunidad de distanciarnos brevemente de la inmediatez de las tareas diarias para reflexionar y comenzar a delinear objetivos a largo plazo. También nos permitió fomentar el debate interno, la discusión de ideas y la cohesión de la dirección del MVC en torno a una serie de objetivos comunes. Así pudimos identificar los retos y comenzar a establecer prioridades con miras a fortalecernos como instrumento de cambio. Además, ese ejercicio nos permitió desde la CEPOL iniciar el proceso de formular estrategias para avanzar y establecer indicadores para medir el progreso y hacer los ajustes que sean necesarios. Este ejercicio nos permitió también tener una idea más clara de nuestras fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades.

¿Qué es la estrategia para Victoria Ciudadana?

Para la CEPOL la estrategia es lo que define la base sobre la cual reunimos, organizamos, educamos y formamos a los militantes, líderes y miembros del Movimiento, en un proyecto que incluye la toma del poder político actual sin que se reduzca a eso. En la etapa actual no pretendemos dirigir nuestra atención a la estrategia de campaña sino a la estrategia organizativa, es decir, a la integración de las funciones y las estructuras del Movimiento de forma coherente. Este tipo de gestión estratégica requiere capacidad para consolidar la organización del Movimiento en situaciones de complejidad y de mucha incertidumbre. Esto no quiere decir que no exista un vínculo entre este ejercicio y la estrategia de campaña, pues el apoyo del electorado es una de las fuentes de legitimidad, fuerza y autoridad más importantes desde la perspectiva de la opinión pública. En la práctica, la estrategia electoral y la estrategia organizativa se entrelazan frecuentemente. Una buena estrategia organizativa no solo coloca al Movimiento en una posición mejor para llevar a cabo una buena campaña y crecer electoralmente, también nos permite desarrollar nuestra base para participar e impulsar los procesos de cambio social desde abajo.

Tensión constante

En la política existe una tensión constante entre la necesidad a corto plazo de responder al electorado y el desarrollo de objetivos y estrategias a mediano y a largo plazo. Los partidos políticos se ven obligados con demasiada frecuencia a concentrar su atención en crisis externas inmediatas, en detrimento del desarrollo a mediano y a largo plazo de sus estrategias y de la organización interna necesaria para lograr sus objetivos. Para los partidos jóvenes como el nuestro esta tensión puede debilitarnos si no tomamos medidas para combinar las tareas de investigación y análisis con la posibilidad de actuar ágilmente en un entorno que cambia con mucha rapidez. 

Esas crisis externas inmediatas muchas veces son provocadas por nuestros adversarios con el objetivo de que la confianza de la opinión pública en nuestro Movimiento, como vehículo de representación y de cambio, se debilite. Para  poder prepararnos de forma adecuada  y seguir siendo portavoces de las demandas sociales e impulsar los cambios democráticos que necesitamos, nosotras y nosotros en Victoria Ciudadana tenemos que desarrollar la capacidad de tener múltiples miradas críticas y estratégicas. Debemos tener mínimo estas dos miradas: (1) hacia adentro para fortalecer nuestro instrumento y (2) hacia adelante para anticiparnos -en la medida de lo posible- a los acontecimientos. Solo analizando con regularidad nuestro entorno a través del diálogo amplio, participativo y democrático en el seno del Movimiento seremos capaces de lograr nuestros objetivos de cambio para Puerto Rico, los cuales necesitamos con urgencia.

________

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.