A fortalecer las 4 Redes del MVC

El joven estudiante universitario Daniel Lugo, tuvo la experiencia singular de ser candidato del MVC y a la vez trabajar en la Red Territorial del Distrito de Carolina. Su visión armoniza ambas dimensiones de la estructura organizativa Red de Redes que ha sido aprobada y ratificada en varias asambleas nacionales de Victoria Ciudadana.

“Hay una crisis de representatividad. A la gente ya no le convencen los partidos políticos tradicionales. No, esto no está sucediendo en Puerto Rico nada más. La apatía a las estructuras y labores políticas es un fenómeno con el cual el resto de Latinoamérica, incluso Europa ha tenido que lidiar, así como otras regiones del mundo,” comienza diciendo con mucha sagacidad y profundidad intelectual Daniel.

“En esta etapa coyuntural por la que atraviesa el País de contexto, el Movimiento Victoria Ciudadana nace para enfrentar esta crisis. Por un lado, imponiéndose rigores más altos; por otro, escogiendo una estructura interna que lanza este partido político de ser meramente una franquicia electoral hacia convertirse en un verdadero movimiento de base,” precisa elocuentemente sin detenerse en darle vueltas al tema.

“Esa estructura es conocida como la Red de Redes y se prepara para aliar fuerzas entre lo social y político como nunca antes visto en Puerto Rico,” continua expresándose con gran dominio en su alocución.

Daniel hace una pausa y desarrolla entonces un paralelismo lógico con otros procesos similares. “Igual que el concepto del laboratorio de innovación—como proyectos comunitarios aplicados en otras regiones para conectar a la gente a políticas públicas—, las Redes se dividen en las cuatro grandes categorías que conocemos. Saberes y Talentos: la academia; Colectividades: las causas sociales; Territorial: la política; y la Diáspora: otros actores interesados en colaborar. El MVC, con esta estructura, se atempera a las prácticas de organización y trabajo comunitario del siglo XXI.

Finalmente, Lugo añade para redondear su pensamiento dialéctico: “Ahora bien, estas estructuras noveles de trabajo colectivo requieren de confianza entre los actores y responsabilidades compartidas, cosas que sólo se evidencian cuando se asegura ese balance.

Que no quepa duda que tanto el espacio para la colaboración entre sectores, como el balance perfecto entre los mismos es crucial. Alterar ese balance podría provocar que el MVC sea debilitado desde alguno de sus flancos. Cada Red es parte de una base lista para aportar al proyecto de País que Puerto Rico merece. Sigamos construyendo,” concluyó con espíritu de esperanza en un nuevo Puerto Rico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.